Ana Pastor, presidenta del Congreso, junto a Margarita Robles, portavoz del PSOE
Ana Pastor, presidenta del Congreso, junto a Margarita Robles, portavoz del PSOE - Oscar del Pozo
CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Pastor aplazará una semana la nueva comisión territorial

El PSOE acepta esta demora ante la presión de Podemos y los nacionalistas y pidió que la prórroga no superase los diez días

MadridActualizado:

La elevada tensión política provocada por el desafío ha terminado por estallar en el despacho de la presidenta del Congreso, Ana Pastor. La tercera autoridad del Estado decidió ayer aplazar siete días los nombramientos de la nueva comisión para la modernización del Estado autonómico impulsada por el PSOE, después de que el portavoz por turno del Grupo Mixto, Íñigo Allí de UPN, y su homólogo en el PNV, Aitor Esteban, registraran sendos escritos solicitando este movimiento, como apuntó ayer ABC. Pastor hablo con todos los portavoces parlamentarios y comprobó que todos ellos eran partidarios del aplazamiento, aunque el PSOE pidió un máximo de diez días de prórroga.

El PP se sometía a la decisión de los socialistas al estar incluida la comisión en el acuerdo de unidad alcanzado entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder socialista, Pedro Sánchez. Ha sido éste el que ha marcado límite a la prorroga frente al criterio de la portavoz, Margarita Robles, de no marcar una nueva fecha en este momento. Y es que el plazo para los nombramientos de esta comisión concluyó ayer a las dos del mediodía sin que Unidos Podemos, PNV, el PDeCAT y ERC hubieran comunicado a Pastor los nombres de sus representantes en el nuevo órgano. Los dos primeros partidos nacionalistas argumentaron que no movieron ficha a la espera de que Pastor conteste a la petición de aplazamiento.

Pero nadie duda de que, si se mantiene el calendario, ese nuevo espacio de diálogo corre el riesgo de crearse con solo una de las partes, el bloque constitucional, lo que le quitaría todo el sentido. No en vano, la comisión tiene entre sus objetivos buscar soluciones al conflicto catalán y apuntar a una reforma de la Constitución. Una tarea inviable si los partidos catalanes no se sientan en ella. ERC ya avanzó desde el primer minuto que no participaría en este foro pero el PDeCAT siempre subrayó que acudiría a ella y haría aportaciones. Su rechazo a sentarse en estos momentos obedece al uso del artículo 155.

Los socialistas, que como impulsores de la comisión son los únicos que pueden retirarla antes de que sea constituida, no están dispuestos a renunciar a una de las piezas de su acuerdo con el Gobierno. «Aquí no se retira nada», aseguran desde el grupo parlamentario. Por la mañana el portavoz de la Ejecutiva, Óscar Puente, restaba importancia a que ese retraso fuese de en torno a una semana. Pero en el grupo parlamentario advertían de que «si se intenta ampliar el plazo par que se retrase sine die el PSOE echará a andar la comisión esté quien esté», aseguran fuentes parlamentarias. Se muestran convencidos los socialistas de que los grupos «se irán sumando» y que lo importante de este órgano es cómo termina y no cómo comienza.