España

«Para ganar al secesionismo hay que hacer reformas»

El líder del PSC insta al Gobierno a no permitir el referéndum, pero le pide abrir la reforma constitucional para encauzar el independentismo

Miquel Iceta saluda a sus compañeros tras ser ratificado como secretario de los socialistas catalanes
Miquel Iceta saluda a sus compañeros tras ser ratificado como secretario de los socialistas catalanes - EFE
ÁLEX GUBERN / DANIEL TERCERO Barcelona - Actualizado: Guardado en: España

El PSOE reconocerá la plurinacionalidad de España en la ponencia del congreso. ¿Colma las expectativas del PSC? ¿Exigirán mayor concreción?

-Ratificar la Declaración de Granada y abrir esa perspectiva es la mejor aportación que pueden hacer los socialistas para encontrar una solución al problema de Cataluña. En Granada el PSOE hizo un esfuerzo muy grande, y valdría la pena no perder este patrimonio antes de hablar de otras cuestiones o concretar más. La solución al problema catalán se tiene que resolver por consenso, por lo que la obsesión por tener un proyecto muy cerrado puede impedir el diálogo y la negociación con otros.

¿Pedro Sánchez sí quiere reformar el artículo 2 de la Constitución?

Sánchez ha dicho que el artículo 2 se ha de perfeccionar. Me parece bien: es un camino, no una fórmula. Que 40 años después de 1978 se pueda perfeccionar la Constitución y buscar un reconocimiento para que Cataluña encaje mejor, ¿por qué no? Me parece valiente y sugestivo. Y el planteamiento que se hace no bloquea un posible acuerdo con el PP, partido imprescindible para la reforma constitucional.

-¿En el momento actual del reto independentista, es razonable plantear ahora la reforma constitucional?

El momento es ahora. Para una reforma de este tipo, en el mejor de los casos necesitas dos o tres años. Y no podemos regalar a los independentistas la idea de que en España no hay ninguna reforma posible. No es verdad. Eso sí, reconocer las identidades nacionales que hay en España no se puede traducir en un privilegio o un atajo hacia la secesión, que es lo que plantean los independentistas. Y nosotros no lo somos

Se corre el riesgo de que la reforma tenga menor apoyo que en 1978

El mismo consenso que hubo en 1978 no lo vamos a tener. Entre otras cosas porque entonces salíamos de una dictadura. Había una sensación de urgencia histórica, una necesidad, y ahora esto no existe. Lo importante que hay que reformar es el Título VIII. Este apartado era un mecanismo para poner en marcha un sistema, pero no la definición de un sistema. Ahora ya tenemos el sistema en marcha y sabemos lo que ha funcionado y lo que no.

«Habrá movilizaciones en otoño, pero no veo una plaza Maidan. En Cataluña, el fin de semana lo respetamos»
¿Colmará eso al independentismo?

Lo primero es revertir una dinámica de cinco años de falta de diálogo. Para ganarle la batalla al independentismo debes demostrar que estás dispuesto a hacer reformas. Aquello del «de entrada no», no es bueno. Pido al PP que no se quede únicamente en la defensa de la legalidad.

¿La radicalización independentista le deja otra opción al Gobierno?

En el fondo, son un chollo unos para otros. Porque Rajoy puede decir que no puede hablar con los independentistas porque no puede darles lo que le piden. Y los independentistas dicen que no les dan lo que piden. Es un doble bloqueo que se ha de abrir.

¿Estamos a tiempo?

Ahora mismo vamos al choque.

¿Llegará a aplicarse el artículo 155?

No lo sé. Dependerá del Gobierno y de la magnitud de ese choque. El Estado de Derecho tiene muchos instrumentos para prevalecer. A veces en broma digo que quizás con medio abogado del Estado bastaría. Y por ahora ha sido así. Hay muchos mecanismos, pero el choque es inevitable: la Generalitat quiere hacer un referéndum para el que no tiene competencias, y el Gobierno de España tiene la obligación de que no se haga. Pero incluso en este escenario hay que quitar argumentos al independentismo, y una manera es abrir el camino de las reformas. El no por el no les da un argumento muy fuerte.

¿Ve bien entonces la oferta del Gobierno para que Puigdemont vaya al Congreso a presentar su propuesta?

Sí. Pero si yo fuera Puigdemont no iría a presentar un referéndum para el que sé que me dirán que no. Sin embargo, ¿por qué no ir al Congreso para que se abra una comisión para hablar del tema de Cataluña? Es muy curioso que todos los partidos digan que Cataluña es el gran problema, pero del mismo no se habla en el Congreso. Y tienen que hablar los independentistas, pero también los catalanes que no lo somos, y el resto de españoles... Tenemos que hablar todos.

«El Gobierno debe evitar la ilegalidad de un referéndum (...) Pido a las dos partes que pacten limiar los daños»
¿En otoño habrá otro 9-N?

Ellos dicen que no, pero no sabemos lo que están preparando. Si se produjo el 9-N es porque se toleró por parte del Gobierno de España, y ahora no puede permitir que se reproduzca. Tiene la responsabilidad de evitar una ilegalidad de este calibre. A las dos partes les pido al menos que se pongan de acuerdo en limitar los daños.

¿Teme que se llegue a producir un escenario de tensión en la calle?

Habrá movilizaciones, pero sinceramente, no veo la ocupación de pistas de los aeropuertos, o una plaza Maidan. En Cataluña, el fin de semana lo respetamos. No creo que ese sea el ambiente que se da en Cataluña.

Entonces, vamos a unas elecciones autonómicas. ¿Si el resultado permite sumar PSC, PP y Cs para un gobierno, qué harán ustedes?

Ofrecerse como presidente para todo el que quiera votarle. Solo puede haber dos escenarios: mayoría independentista, o no mayoría. Y si no la hay, la alternativa no tiene porque ser necesariamente una mayoría de partidos constitucionalistas. Será entonces cuando haya que buscar una mayoría transversal que busque un acuerdo del que se derive una mejora del autogobierno y de la financiación. Estamos dispuestos a trabajar por esto. El PSC será un partido extremadamente útil.

¿Con Miquel Iceta como candidato?

Sí. Tengo una ambición: ser útil para arreglar esto. Llevamos cinco años en los que no hemos conseguido nada, y el PNV se lo está llevando todo. Hay que dialogar y pactar.

Si este consenso, incluyendo a los «comunes», supusiera volver al derecho a decidir, ¿qué haría el PSC?

El derecho a decidir no existe. Esta asignatura ya la hemos pasado. Ahora queremos dos referéndums: uno para cambiar la Constitución, y otro para cambiar el Estatuto.

¿Y la vía canadiense?

Tuvimos este debate en el PSC y decidimos que no teníamos que poner los bueyes por delante del carro. Insistiremos en nuestra posición hasta que funcione.

Antes de las primarias, se habló de riesgo de fractura en el PSOE. ¿Se ha conjurado?

El resultado de las primarias ha tenido la ventaja de su claridad. Los elementos de fractura no se dan y la victoria de Pedro Sánchez augura un buen congreso. También van en esa dirección las declaraciones de los otros dos candidatos y las de los dirigentes autonómicos.

Declaraciones un poco frías, ¿no?

No se le puede pedir entusiasmo al que había optado por otro candidato. Pero hay disposición a colaborar.

«A una fiesta a la que no me invitan, yo no voy»
¿El resultado es una enmienda a la vieja política?¿Es una ruptura?

No. Pero sí que hay una corriente de fondo antiestablishment, de malestar social.

¿El PSOE debe ser pues antiestablishment?

Lo que no puede ser es un partido acomodaticio. No somos antisistema, pero no nos resignamos a lo que hay. Pero a diferencia de Podemos, el PSOE ofrece una propuesta alternativa.

¿Qué debe votar el PSOE ante la moción de censura de Podemos?

Votar que no.

¿Ni la abstención?

Que lo negocien, pero a una fiesta a la que no me han invitado, yo no voy. Los de Podemos decidieron presentar por su cuenta una moción, sin consultar a nadie. Pues muy bien. Es su camino, pero con la moción a quien reafirman es a Rajoy.

¿Descartaría la moción aunque el candidato fuese Pedro Sánchez?

En estos momentos, no la haría.

Toda la actualidad en portada

comentarios