Los padres de Gabriel Cruz (d) acompañan el féretro a la entrada de la Catedral de Almería - EFE / Vídeo: Gritos de «asesina» a Ana Julia al llegar a la comandancia de la Guardia Civil

El padre de Gabriel Cruz rechazó ir a la República Dominicana con Ana Julia

La Policía sospecha que la detenida por el supuesto asesinato de Gabriel Cruz pudo actuar movida por celos

AlmeríaActualizado:

Ana Julia Quezada, detenida por la muerte del niño Gabriel Cruz, pudo actuar movida por los celos al rechazar el padre del pequeño irse con ella a su país, República Dominicana, donde quería instalarse.

Es una de las hipótesis con las que se trabaja en la investigación del móvil que empujó presuntamente a Ana Julia a estrangular, como así apunta la autopsia, a Gabriel Cruz el mismo día de su desaparición, el 27 de febrero, en Las Hortichuelas, en Níjar (Almería), según señalan a Efe fuentes cercanas al caso.

Toda vez que la detenida se ha cerrado hasta el momento en banda y no ha colaborado con los investigadores, los agentes que llevan el caso están barajando diversas hipótesis sobre el móvil del crimen, entre ellas que el niño suponía un estorbo en la relación de Ana Julia Quezada con Ángel, el padre del pequeño, quien podría haber rechazado la propuesta de irse a República Dominicana para seguir cerca de su hijo Gabriel.

Mientras se intenta aclarar las razones que movieron a Ana Julia, la Guardia Civil trata de localizar el lugar donde la detenida ocultó el cadáver antes de envolverlo en una manta e introducirlo en el maletero de su vehículo, lo que sí pudieron observar los agentes que poco después la detuvieron.

Aún no ha trascendido en qué momento Ana Julia Quezada, que según la principal hipótesis actuó sola, obligó o engañó al niño para irse con ella, dónde lo estranguló y si cambió de ubicación el cuerpo durante los trece días que lo mantuvo oculto.

Desde el primer momento las sospechas se centraron en el entorno del niño y fueron acotándose en Ana Julia. El hallazgo por ella misma de una camiseta de Gabriel Cruz -prácticamente seca cuando había llovido sin parar durante días- terminó de apuntalar las pesquisas hacia ella.

Hasta el punto de que al menos en dos ocasiones los agentes le requirieron el teléfono móvil y ella argumentó que lo había perdido.

Su actitud durante esos días también ayudó a confirmar la implicación de Quezada, de la que ya los padres de Gabriel habían sido informados mientras mantenían la esperanza de que, como dijo Patricia Ramírez, la madre del pequeño, «se ablandara y se viniera abajo».

El secuestro fue una de las posibilidades que manejaban los investigadores, aunque no se solicitó ningún rescate a la familia, que se mostró dispuesta a ofrecer una cantidad por cualquier noticia que permitiera la localización de Gabriel Cruz.