Zaplana, en una entrevista con ABC - JAIME GARCÍA

Los otros casos de corrupción que salpicaron a Zaplana

En el centro del poder político valenciano desde 1991, la Justicia había rozado en múltiples ocasiones sin meterle hasta ayer en verdaderos problemas

Madrid/ValenciaActualizado:

Presumía de «no tener jamás ningún problema judicial» y llegó a afirmar que necesitaba mucho dinero para vivir. En el centro del poder político valenciano desde 1991, la Justicia había rozado en múltiples ocasiones a Eduardo Zaplana, sin meterle hasta ayer en verdaderos problemas.

El antiguo ministro del PP ha comparecido en los tribunales para declarar como testigo, y su nombre ha brotado en varios sumarios de casos de corrupción. Estos son los casos judiciales en los que, siempre de forma periférica, Zaplana se vio salpicado.

Naseiro y caso Ivex

El primer escándalo que le salpicó fue el caso Naseiro, en 1990, en el que se vio acorralado tras aparecer en una de las escuchas, reconociendo sus ansias por el dinero, pero el caso fue anulado.

Durante su etapa al frente de la Generalitat Valenciana, entre 1995 y 2002, estalló la polémica del caso Ivex, en el que se investigó si hubo falsedad documental y malversación de fondos públicos en la forma en la que el Instituto Valenciano de la Exportación pagó al cantante Julio Iglesias para ser la imagen de la Comunidad Valenciana en el exterior.

En el contrato, de 1997, el intérprete llegó a proclamar que sería la imagen de Valencia hasta que se muriera. Iglesias reconoció a un juez dominicano que recibió seis millones de euros por dos contratos, una cantidad cuatro veces superior a la oficial.

Terra Mítica

Otro de los casos por los que se vio salpicado fue el de Terra Mítica. La investigación arrancó en 2005 y dos exdirectivos del parque -entre ellos el excuñado de Zaplana-, además de 20 empresarios, acabaron condenados por la trama de facturas falsas. Uno de ellos implicó a Zaplana en el supuesto cobro de comisiones ilegales.

El empresario fue grabado por un exdiputado del PSPV-PSOE diciendo que vio a otro metiendo una bolsa con dinero negro en el maletero, y que se lo iba a repartir con el expresidente de la Generalitat. Zaplana se querelló por calumnias, aunque al final retiró su acusación. Los empresarios cambiaron su versión y afirmaron que los exparlamentarios socialistas les habían ofrecido contratos si inculpaban en esta causa al exministro del PP.

Papeles de Bárcenas

El 18 de diciembre del año pasado, Zaplana acudió a la Audiencia Nacional para declarar como testigo, en la pieza por los llamados papeles de Bárcenas, que investiga la caja B del PP. El juez le interrogó por una escucha del caso Lezo, en la que Zaplana conversaba con Ignacio González sobre una grabación con la que supuestamente se chantajeó a Rajoy.

Zaplana defendió que interpretó las palabras de González como un desahogo, sin conocer si la reunión de la que hablaban -en la que un empresario reconocía pagos irregulares al PP- era cierta.

Púnica y Gürtel

Un informe reciente de la Guardia Civil denuncia que Zaplana influyó en cargos del PP para que favorecieran a la trama Púnica.

El informe -en la mesa del juez- desvela que un conseguidor le ofreció a cambio participar en un proyecto empresarial. En Gürtel, el antiguo presidente valenciano Francisco Camps aseguró que Zaplana introdujo en Valencia a Álvaro Pérez, el Bigotes, y por tanto a la red corrupta.