l secretario de Estado belga de Inmigración, Theo Francken
l secretario de Estado belga de Inmigración, Theo Francken - AFP
Perfil

El nacionalismo con retrovisor

El secretario de Estado, Theo Francken asiste sin rubor a los homenajes de aquellos líderes que anticiparon el exterminio judío. La justificación es que no tenían más remedio que actuar así.

CORRESPONSAL EN BRUSELASActualizado:

La ocupación alemana en la II Guerra Mundial abrió una herida terrible en Bélgica, porque una gran parte de los flamencos se declararon simpatizantes del nazismo, en parte porque creyeron que sería la puerta a su independencia o su anexión a Alemania. Francken asiste sin rubor a los homenajes que aún se permiten celebrar para recordar a los líderes de aquella corriente, incluidos los que anticiparon el exterminio judío. La justificación es que no tenían más remedio que actuar así.