Pintada contra el turismo perpetrada por Arran
Pintada contra el turismo perpetrada por Arran - Inés Baucells

El Ministerio de Turismo estudia instar a la Fiscalía para que actúe contra la CUP

Un grupo de la CUP lleva a cabo un nuevo ataque contra intereses turísticos en Barcelona

BarcelonaActualizado:

El Gobierno no permitirá perder la batalla contra los que atacan al turismo. El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital ha puesto a trabajar a su gabinete jurídico para explorar la mejor opción legal que ponga fin a los actos de violencia antisistema protagonizados por el entorno de la CUP. El último, la noche del jueves al viernes en pleno centro de Barcelona.

Álvaro Nadal señaló ayer que actuará con «contundencia», perseguirá los actos vandálicos que afectan al sector del turismo e informó de que su objetivo es instar a la Fiscalía para que actúe contra quienes llevan a cabo este tipo de violencia. También contra las organizaciones que la financian, «porque tan culpables son los que directamente lo hacen, como aquellos que lo promueven».

Para esto, Nadal ya se ha puesto en contacto con sus colegas de los Ministerios del Interior y de Justicia. «Hemos encargado a la Abogacía del Estado que estudie las posibilidades de que el Ministerio se persone en interés del sector turístico, de sus trabajadores y de todas las empresas del mismo, contra aquellas organizaciones y personas que han actuado de esta manera y han atentado contra los intereses de nuestro país», añadió desde Oviedo, informa Efe.

Silicona en las cerraduras

La iniciativa del Gobierno se dio a conocer solo unas horas después de un nuevo ataque contra el turismo en Barcelona. La madrugada del jueves al viernes, radicales de la organización Endavant pincharon la rueda de una bicicleta de alquiler para turistas y taparon con silicona varias cerraduras del local de la empresa privada, que ofrece este servicio (dirigido sobre todo a extranjeros) en pleno centro de la capital catalana.

Endavant reivindicó el ataque en un vídeo -subido a Internet- en el que también aparecen pintadas contra los turistas escritas en las calles de la ciudad, que al mediodía de ayer el ayuntamiento ya había borrado.

La intensidad de los ataques -el de ayer se suma al del bus turístico y otras bicicletas para turistas en Barcelona, y un restaurante y yates en Palma de Mallorca en los últimos días y reivindicados por Arran- se agravó ayer ya que Endavant es una de las organizaciones políticas más importantes que forma parte de la CUP, a diferencia de Arran que no tiene vínculos orgánicos -si bien se considera que es su rama juvenil y ayer salió en su defensa a través de un comunicado- con el grupo político que permite a Puigdemont ser el presidente de la Generalitat.

Desde Endavant reivindicaron el ataque con los lemas: «¡Paremos las ruedas del capital! ¡Defendamos los barrios!». La figura política más conocida de Endavant es la diputada autonómica Anna Gabriel.

«Acabaremos cerrando»

«Hace meses que nos pinchan las ruedas de las bicicletas, llevamos alrededor de 2.000 euros en reparaciones», denuncia a ABC Alec, gerente de la empresa que ayer se despertó con un nuevo pinchazo y silicona en las cerraduras de la tienda.

«No entiendo que ataquen a pequeñas empresas. Si nos pinchan las ruedas o nos destrozan el local, acabaremos cerrando. Pero los turistas seguirán viniendo a Barcelona. Si lo que estos grupos quieren es que vengan menos turistas, han de conseguir que se doble la tasa impositiva local al turismo o que se multiplique por diez», añade Alec, molesto con los autores del último ataque a su negocio.

Para explicar las decisiones inmediatas que el Ayuntamiento de Barcelona adoptará para evitar más ataques, el lunes por la tarde se reunirá en una sesión extraordinaria la Comisión de Presidencia, Derechos de Ciudadanía, Participación y Seguridad y Prevención, a petición del PP y el PDECat. Los actos vandálicos de Arran y Endavant han forzado al consistorio a tratar este tema en pleno mes de agosto.