Miedo a Susana

La ultima encuesta de su CIS regional colocaba al PP como tercera fuerza política

Curri Valenzuela
Actualizado:

El PP andaluz teme que Susana Díaz convoque elecciones autonómicas en otoño y les pille en mal momento; el miedo de Mariano Rajoy es a que él, o quien le suceda, no pueda ganar las elecciones generales si su partido se hunde en Andalucía. Todos hicieron piña ayer en un macromitin en Málaga y repetirán el mes que viene en una Convención Nacional en Sevilla. Se juegan demasiado.

Si hay un lugar de España en el que la crisis catalana ha hecho subir a Ciudadanos como la espuma es Andalucía. La ultima encuesta de su CIS regional colocaba al PP como tercera fuerza política, detrás de los de Albert Rivera. El PSOE, ganador, sacaba 14 puntos de ventaja al siguiente de sus rivales gracias a que, también a causa de su postura en Cataluña, Podemos está en caída libre en esta Comunidad.

Otras encuestas no arrojan resultados tan dramáticos, pero todas concuerdan en vaticinar la importante subida de los socialistas y el descenso sustancial de los populares, datos que no solo echan por tierra la posibilidad de que Juanma Moreno gobierne, sino que amenazan con una derrota del PP nacional en las próximas generales. Está demostrado que este partido solo gana cuando resulta ser la primera fuerza política en Andalucía.

«En Sevilla consideran poco probable que la presidenta adelante las autonómicas al próximo otoño. La sentencia del juicio de los ERE se hará pública para entonces»

Susana Díaz está jugando bien sus bazas. Su oposición interna a Pedro Sánchez daña mucho al PSOE, pero a ella le viene bien. ¿Un portavoz sanchista insulta a los familiares de los niños asesinado en la tribuna del Congreso? Pues ella, que fue dos veces a Almería a dar su apoyo a los padres de Gabriel, cancela su asistencia a la Escuela de Buen Gobierno y hace otro roto a la imagen del líder de su partido.

En Sevilla consideran poco probable que la presidenta adelante las autonómicas al próximo otoño. La sentencia del juicio de los ERE se hará pública para entonces; no le beneficia la coincidencia. Pero el PP regional ha encontrado así la excusa perfecta para que el nacional le autorice a acelerar la designación de sus candidatos a alcaldes antes de hacerse en el resto de España y cuando aún falta un año para las municipales.

Un acelerón con el que trata de contener las divergencias internas que padecen en varias provincias . Con las encuestas en la mano, renovarán además candidatos con la excepción del malagueño Francisco de la Torre, a quien le han pedido que continúe. En Génova les han dicho a todo que sí con la esperanza de que se pongan las pilas y no les proporcionen más sustos.

Curri ValenzuelaCurri ValenzuelaArticulista de OpiniónCurri Valenzuela