José Manuel Maza, fiscal general del Estado, en una imagen de archivo - MIKEL PONCE

Muere el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, en Buenos Aires

El magistrado asistió esta semana a la asamblea de fiscales iberoamericanos. Sufrió una indisposición que provocó su ingreso en un hospital de Buenos Aires

MadridActualizado:

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha muerto en Buenos Aires tras haber sido ingresado en un hospital de la capital argentina, a causa de una infección, según confimaron a ABC fuentes de la Fiscalía. Los médicos aconsejaron su ingreso hospitalario, tras sentirse indispuesto cuando participaba en la asamblea de la Asociación Iberoamericana de Ministerios Públicos (AIAMP). Maza era diabético y sufrió una indisposición que se atribuyó a una carencia de insulina. Al ser ingresado, se detectó una infección que obligó a intubarlo. Finalmente, sufrió una insuficiencia renal aguda y falleció.

Empezó a encontrarse mal al llegar a Buenos Aires, pero poco antes de una reunión empeoró y fue trasladado a una clínica de la capital argentina. Ingresó en la UCI, ya que la infección le había afectado a un riñón.

Maza había asistido esta semana a una cumbre que ha contado también con la participación de delegaciones de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

La agenda de trabajo de la asamblea incluía el tratamiento del narcotráfico, la violencia de género, la minería ilegal, la corrupción, la trata y el tráfico de personas y la ciberdelincuencia. También se abordaron asuntos relativos a la cooperación penal internacional, la justicia restaurativa, la justicia penal juvenil y temas relacionados con los pueblos originarios.

La reunión de la AIAMP concluyó el pasado jueves con la elección de la fiscal general de Panamá, Kenia Porcell, como nueva presidenta de la organización.

Maza fue nombrado fiscal general del Estado en noviembre de 2016, una de las primeras decisiones del Ejecutivo de Mariano Rajoy, solo una semana después de la toma de posesión de todos los ministros. Maza, en ese momento magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, tenía 66 años y era miembro de la Carrera Judicial desde 1975 y de la Fiscal desde 1978. Desde febrero de 2002, era magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo.