Crimen en SabiñánigoLa mató por «portarse mal»

El infanticida confeso de Sabiñánigo mató a la niña porque «se me fue la mano» en un castigo brutal que derivó en tortura

ZaragozaActualizado:

Iván Pardo Pena, el infanticida confeso de Sabiñánigo (Huesca), mató a la hijastra de su hermano, de solo 8 años, porque «se me fue la mano» en un castigo brutal que le administró solo por portarse mal y no querer estudiar. Fueron tres horas de tormento físico y de golpes realizados con una saña incomprensible. Uno de ellos resultó mortal: le provocó un traumatismo craneal a la víctima y la abocó a una agonía sin retorno. La paliza la sufrió el jueves por la mañana, y moría el viernes por la tarde en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza, donde la víspera había ingresado en estado crítico.

Las sospechas pronto se dirigieron contra Iván Pardo Pena y ha acabado confesando, pese a que en un primer momento insistió en sostener su inocencia y en asegurar que la pequeña se había caído accidentalmente por las escaleras. Una versión, por cierto, que incitó a contar a otra sobrina suya de 15 años que estaba en ese momento en la casa y que, vigilada por su tío, avisó a los servicios de emergencia con ese argumento de la caída accidental. La menor, sin embargo, cambió la versión en cuanto fue explorada y se la hicieron un par de preguntas.

Iván Pardo, vigilante privado e hijo de un guardia civil ya fallecido, abocó a la muerte a la pequeña por una brutal paliza que le infligió a modo de castigo. No quería matarla, pretendía calibrar el tormento, pero se empleó con una violencia y sadismo atroz, indica la investigación.

En casa de la abuela

La víctima, la pequeña Naiara, era la primogénita de Mariela, una inmigrante argentina afincada en Sabiñánigo desde hace años. Tuvo a la hija con una pareja anterior. Mariela rehizo su vida con un hermano del infanticida, con el que tiene otros dos hijos de uno y tres años de edad. Trabaja de sol a sol en un pueblo del Pirineo oscense para sacar adelante a la familia. El padre de Naiara está en paro desde hace tiempo y se ocupa poco de ella.

Naiara acudía con mucha frecuencia a casa de la madre de su padrastro. La abuela tiene a su cargo a otras dos nietas de 12 y 15 años, y con ellas convivía el ahora detenido, Iván Pardo. Esas dos niñas son hijas de otra hermana del acusado, y a Naiara le gustaba estar con ellas. Sus testimonios han sido clave para reconstruir lo que ocurrió en ese piso el jueves por la mañana, cuando la abuela estaba fuera de la vivienda. La pequeña Naiara acudió un día más para estar con ellas, pero acabó encerrada en una habitación por lo que su tío entendió como mal comportamiento, ya que la niña, que como muchas de su edad era traviesa, parece que no quería estudiar.

Según relató la sobrina de 12 años, Iván mantuvo encerrada a Naiara durante tres horas, y en ocasiones las dos hermanas oyeron lamentos de la pequeña. Una de las hermanas aseguró que también ella fue castigada y que su tío la obligó a estudiar de rodillas, lo que es compatible con las erosiones que presentaba en las rodillas.

Por las marcas y heridas que presentaba el cuerpo de la víctima mortal, se sospecha que la tuvo atada. A eso se unieron los múltiples golpes que le causaron diversos hematomas y el mortal traumatismo craneal.

Iván Pardo utilizaba habitualmente la violencia como método educativo

Por los datos que ha ido recomponiendo la investigación, el crimen fue consecuencia de un castigo inhumano, no de un asesinato premeditado. Al parecer, este individuo tenía normalizada la violencia como forma de reprimenda «educativa». Las pequeñas, sin embargo, tenían debilidad por la abuela, que era quien las cuidaba.

De puertas afuera, Iván Pardo pasaba por ser un vecino más de Sabiñánigo. Cuando menos, nada le situaba ni bajo sospecha ni en la marginalidad. Su familia es muy conocida y él no había protagonizado episodios de conflictividad, más allá de un incidente por robo que cometió siendo casi un niño. Desde entonces nada más. Hace años que trabajaba como vigilante para empresas de seguridad. Ha pasado por la plantilla de tres compañías del sector, en un trabajo en el que suelen realizarse exámenes psicológicos a los candidatos. Iván los superó.

Apuros económicos

El alcalde de Sabiñánigo, Jesús Lasierra, explica que nadie sospechaba de un comportamiento como el que se ha producido. «Yo recibo informes diarios de la Polícía Local, y una vez al mes me reúno con la Guardia Civil y hacemos análisis y seguimiento de casos de lo más diverso, y ni por asomo había surgido siquiera un indicio que apuntara a conflictos o situaciones de violencia en el seno de su familia», indica el alcalde, quien promete «todo el apoyo psicológico, emocional y económico» a la madre y al padrastro de la niña asesinada. La pareja y sus tres pequeñas llevan tres meses recibiendo ayuda de los Servicios Sociales.