Jaume Matas - EFE

Matas entra en prisión para cumplir tres años y ocho meses por Nóos

El expresidente autonómico y exministro de Aznar había sido ya condenado en otras piezas del caso Palma Arena

Palma de MallorcaActualizado:

El expresidente del Gobierno balear y exministro de Medio Ambiente de José María Aznar, Jaume Matas, ha ingresado este miércoles en el centro penitenciario de la localidad madrileña de Aranjuez, para cumplir la pena de tres años y ocho meses de cárcel que le fue confirmada ayer por el Tribunal Supremo por el caso Nóos. Los otros dos máximos condenados en esta causa, Iñaki Urdangarin y Diego Torres, entrarán en prisión en un plazo máximo de cinco días.

El expolítico mallorquín había sido condenado en febrero de 2017 por la Audiencia Provincial de Palma, en el marco del caso Nóos, por prevaricación, falsedad, malversación y fraude. El fallo originario de la Sala en relación a Matas fue confirmado ayer en todos sus términos por el Alto Tribunal. Esta será la segunda pena de prisión a la que deberá enfrentarse el antiguo dirigente del PP balear, después de haber ingresado en la cárcel por vez primera en julio de 2014.

En aquella ocasión, Matas cumplió una condena de nueve meses y un día en la prisión de Segovia por tráfico de influencias, en el marco de otra de las piezas separadas del caso Palma Arena, en concreto, por favorecer a un amigo periodista con una subvención. De ese modo, Matas pasará a ser ahora el político español de mayor rango encarcelado dos veces por corrupción.

Matas fue presidente del Ejecutivo regional en dos ocasiones, primero entre 1996 y 1999, y con posterioridad entre 2003 y 2007. Tras ese segundo mandato, el exmandatario isleño anunció su abandono de la política. Entre ambos periodos, Matas fue ministro de Medio Ambiente en la segunda legislatura de José María Aznar como presidente del Gobierno. Los hechos delictivos que dieron lugar al nacimiento del caso Arena se remontan a la segunda etapa de Matas al frente de la Comunidad.

Causas ya juzgadas

Inicialmente, en el caso Palma Arena solo se investigaba el sobrecoste del citado equipamiento deportivo. Con el paso del tiempo, el juez instructor de la causa, José Castro, llegó a abrir un total de 28 piezas separadas en el marco de este proceso judicial, entre ellas el caso Nóos. Matas fue finalmente imputado en varias de dichas piezas. En algunos casos los juicios por esas piezas ya se han celebrado, aunque sin nuevas condenas de cárcel más allá de las dos ya citadas.

Así, cabe recordar que en febrero de 2015 el Tribunal Supremo ratificó que Matas debía abonar 9.000 euros de multa por cohecho pasivo, en concreto, por haber presionado a un hotelero para que contratase a su esposa.

Posteriormente, en octubre de 2017, la Audiencia Provincial dictó una sentencia en la que absolvió a Matas del delito continuado de fraude a la Administración en el marco de las piezas separadas número 8 y 9 del caso Palma Arena. Dichas piezas trataban sobre la presunta contratación irregular de los tres arquitectos que construyeron el velódromo. El tribunal sí condenó a Matas a ocho años de inhabilitación para cargo público, por un delito continuado de prevaricación.

Fue también en octubre del pasado año cuando la Sala dictó una sentencia en la que absolvió a Matas del delito de tráfico de influencias, en el marco de la pieza separada número 3 del caso Palma Arena, conocida como el caso Ópera. La citada pieza trataba sobre la presunta contratación irregular del arquitecto Santiago Calatrava por parte de Matas, a principios de 2007, para que elaborase un anteproyecto para la construcción de un futuro palacio de la ópera en Palma. El tribunal sí consideró a Matas autor de un delito de prevaricación, por lo que le impuso una pena de siete años de inhabilitación.

Primer pacto

Con posterioridad, en noviembre del pasado año, el expresidente balear llegó por vez primera a un pacto con Anticorrupción, en el marco de las piezas separadas 13 y 14 del caso Palma Arena. Dichas piezas trataban, respectivamente, sobre la campaña de publicidad para el Mundial de Ciclismo en Pista de 2007 y sobre un patrocinio concreto para ese evento. Matas reconoció que prevaricó en este caso, lo que le supuso siete años de inhabilitación, pero no un nuevo ingreso en la cárcel.

En cualquier caso, Matas deberá sentarse de nuevo en el banquillo en los próximos meses, en el marco del denominado caso Son Espases. En dicha causa, iniciada por el juez Castro, se investigaron las presuntas irregularidades que se habrían cometido en 2006 a lo largo del proceso de adjudicación de las obras del Hospital de Son Espases, ubicado en Palma de Mallorca.

La juez que concluyó la instrucción del caso Son Espases, Martina Mora, considera a Matas autor responsable por inducción de dos delitos de prevaricación o uno continuado de prevaricación. Además, le atribuye un delito de fraude a la Administración y otro de malversación de caudales públicos. Asimismo, la magistrada considera al expresidente balear autor material de dos delitos de tráfico de influencias.