La exministra de Asuntos Exteriores Ana Palacio
La exministra de Asuntos Exteriores Ana Palacio - EFE

Marruecos ficha a Ana Palacio para defender que el Sáhara es parte de Marruecos

La exministra forma parte del consejo asesor de la sociedad estatal de fosfatos, OCP, y cuestiona la «agresiva campaña» del Polisario

Las PalmasActualizado:

Marruecos ha incorporado a la exministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, en su agenda de expertos que pueden defender un marco autonómico «mutuamente aceptable» para el Sáhara. Palacio cuestiona la «agresiva campaña» del Polisario sobre los asuntos relacionados con el espacio de tierra que hay entre Tarfaya (Marruecos) y norte de Mauritania. La exministra, que debió negociar con Marruecos una salida a la crisis de Perejil, ha visitado El Aaiún «para examinar la sostenibilidad de las operaciones del Grupo OCP, de cuyo Consejo Asesor Internacional formo parte». Este lunes participa en un foro sobre geopolítica y seguridad en Rabat de la mano de OCP.

La que fuera jefa de la diplomacia española con José María Aznar apunta que desde finales del mes de abril el Polisario ha emprendido acciones legales en países como Panamá o Sudáfrica por materias primas procedentes del Sáhara que han transitado por puertos de Panamá y Sudáfrica. En la batalla permanente entre Argelia y Marruecos por el Sáhara, Marruecos trabaja en los escritorios y el Polisario en los escenarios. Por eso, la presencia de ex altos cargos internacionales siempre del lado de Marruecos. Desde que en España que quebró el sistema de cajas de ahorros, la financiación y actividad del Polisario en nuestro país ha descendido de forma notable. De ahí salían sus activistas. Los secuestros de mujeres saharauis que han crecido en España cuando han ido a visitar a sus padres ha mermado la influencia en sindicatos y partidos de izquierdas en España. Este verano se cumplen 40 años de la muerte del camionero madrileño Adolfo García Relaño, de 48 años, por la explosión de una mina colocada por el Polisario en un tramo de carretera de El Aaiún cuando venía de la planta de fosfatos de Bucraá.

La visita de Palacio a El Aaiún ha sido realizada semanas antes de la decisión de Rabat de registrar a su nombre las aguas territoriales que están frente a Canarias, es decir, las aguas costeras del Sáhara, como adelantó ABC la semana pasada. Una de las razones esgrimidas por Marruecos es que así puede perseguir conductas que dañen al medio ambiente por contaminación marina. También argumenta que empresas de transportes de pasajeros que quieran realizar trayectos entre Canarias y esa zona, como Acciona Trasmediterránea, cuenten con garantías jurídicas a la hora de contratar pólizas de seguros. Para Palacio, El Aaiún es ahora una «ciudad vibrante, innegablemente interesante». Este año, El Aaiún contará con una universidad politécnica, la primera del Sáhara.

Agenda Palacio

Precisamente, Palacio forma parte del grupo de expertos que este lunes y martes que participa en Rabat en una conferencia del centro de análisis geopolítico de la empresa estatal de fosfatos de Marruecos. El consejo de administración de esa empresa está formado por ministros marroquíes.

También este lunes visita ciudad de Las Palmas el ministro Alfonso Dastis y los embajadores de Marruecos y Argelia, respectivamente, Mohammed Fadel Benyaich y Taous Feroukhi, por el décimo aniversario de Casa África. Ana Palacio sostiene la teoría que Argelia es quien tiene la llave para que el Polisario acepte una fórmula que se base en un modelo autonómico. Marruecos propone un estatuto de similar al de Canarias en el Sáhara.

Palacio es la ponente principal. Entre otros, participan Mohamed Diane, ministro de Defensa de Guinea; John Scarlett, ex jefe del Servicio Secreto de Inteligencia británico (MI6); John Busuttil, Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE); Hubert Védrine, exministro de Asuntos Exteriores de Francia; Essy Amara, exministro de Exteriores de Costa de Marfil y ex secretario general de la Unión Africana; Paulo Portas, ex viceprimer ministro de Portugal; el alto mando militar mauritano Znagui Sid o el vicealmirante Michael Franken, adjunto al comandante de las operaciones militares, Comando África de EE.UU.

Palacio defiende que la «táctica» del Polisario «para dañar» a Marruecos por las exportaciones de fosfatos «únicamente logrará menoscabar el proceso» de negociaciones para establecer un acuerdo que sea útil en la zona. «La solución al conflicto del Sáhara Occidental sólo vendrá de la mano del compromiso de todas las partes implicadas, fundamentalmente Marruecos y el Frente Polisario, pero también los países vecinos, en particular Argelia», indica la exministra en un texto difundido por el Foro de Davos al que ha tenido acceso ABC.

Eso del fosfato

Un mes de junio de hace 70 años, el geólogo, catedrático y académico Manuel Alía descubrió el importante yacimientos de fosfatos en el Sáhara. El pasado mes de mayo, Palacio estuvo en El Aaiún, que representa el 6% de la facturación de la empresa marroquí de fosfatos y el 1,6% de las reservas marroquíes de fosfato. «Mi visita tenía por objeto medir el impacto de las actividades de Phosboucraa, inversiones en infraestructuras, creación de centros de formación, colaboraciones con cooperativas agrícolas, entre otras, desde la perspectiva de su ajuste a la doctrina de la ONU sobre explotación de recursos naturales en territorios no autónomos, fundamentada en los beneficios para el territorio y sus habitantes en tanto se determina su status político definitivo».

La exministra considera que El Aaiún pone de relieve que las denuncias del Polisario sobre Derechos Humanos en el Sáhara son cuestionables al tiempo que agega: «La fragilidad de la situación ante un número creciente de focos de tensión». Detalla la expulsión y readmisión del territorio de miembros de la Minurso, el envío de tropas por el Frente Polisario a la zona de separación de Guerguerat, bajo control de la ONU, y procedimientos ante el Tribunal de Justicia de la UE por la aplicación en el territorio de acuerdos comerciales entre Marruecos y la UE. «Con todo ello, sobre las indudables oportunidades para el proceso, se ciernen riesgos no menores».

Palacio recuerda que en el mundo hay disputas territoriales sin resolver como las reivindicaciones de Japón y China sobre las Islas Senkaku/Diaoyu, el desacuerdo fronterizo entre Armenia y Azerbaiyán por Nagorno-Karabaj. «En este ámbito, poca atención se presta al Sáhara Occidental, pese a que se ha abierto un periodo con expectativas claras de avances hacia la consecución de un acuerdo», indica. Ana Palacio ha operado como directiva de Areva, fabricante francés de centrales nucleares, en España es consejera de Enagas.