Mariano Rajoy, durante su comparecencia en Moncloa
Mariano Rajoy, durante su comparecencia en Moncloa

Rajoy a la Generalitat: «Abandonen la ilegalidad para evitar males mayores»

El presidente del Gobierno advierte a los independentistas de que el referéndum es una «quimera imposible»

MadridActualizado:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha convocado a los medios a las nueve de la noche para hacer una declaración institucional en el Palacio de La Moncloa. El presidente se ha dirigido a los responsables de la Generalitat de Cataluña para reclamarles que cesen en las actuaciones ilegales y abandonen sus propósitos, porque «saben que este referéndum no se puede celebrar». «Estamos a tiempo de evitar males mayores», ha advertido Rajoy.

«El referéndum nunca fue legal ni legítimo, ahora es una quimera imposible, la excusa que utilizan algunos para ahondar aún más en la fractura de la sociedad catalana», ha explicado Rajoy.

En un mensaje muy directo a los responsables independentistas, Rajoy les ha dicho que si les importa la tranquilidad de los catalanes renuncien de una vez a la escalada de radicalidad y desobediencia.

Rajoy ha subrayado que en democracia siempre hay cauces para defender cualquier posición política y ha recordado que ha invitado al diálogo, dentro de la ley, al presidente de la Generalitat en numerosas ocasiones. «No sigan adelante, no tienen ninguna legitimidad, regresen a la ley y a la democracia, permitan que la gente pueda pasar página de estos días tan aciagos, no creen más problemas a los catalanes, para que puedan hacer su vida en paz, sin fracturas y sin miedo».

El presidente ha insistido en que «el proyecto ilegal y de ruptura no tiene ningún futuro, ni cabida en un Estado democrático. Carece de cualquier apoyo internacional, amparo jurídico y del apoyo de una mayoría de catalanes».

Rajoy ha garantizado a todos los españoles su determinación de cumplir la ley sin renunciar a ningún instrumento del Estado de Derecho. «Mi actuación estará guiada por la prudencia y la responsabilidad, para evitar que la sinrazón de unos pocos la tengan que sufrir el conjunto de los ciudadanos de catalanes y el resto de españoles».