Justo detrás de las autoridades se colocó a los separatistas que portaban esteladas - EFE

Manual de manipulación: así se urdió el boicot de los independentistas

Se cedió el servicio de orden de la manifestación a voluntarios de la ANC, que colocaron estratégicamente a quienes habían de protagonizar la pitada a Don Felipe y Mariano Rajoy y los aplausos a Puigdemont, Junqueras y resto de los soberanistas

Actualizado:

El bochorno nacional e internacional por el infame intento de manipulación de la marcha contra el yihadismo, y en memoria de las víctimas del 17-A, tuvo una meticulosa preparación. La organización, a medias entre la Generalitat y el Ayuntamiento, facilitó que la manifestación fuera capitalizada por los separatistas y la ultraizquierda: unos atacando a España, los otros a la Monarquía y al Gobierno (y al sistema) y ambos grupos al Rey y a Mariano Rajoy.

Para el servicio de orden eligieron a voluntarios de la Asamblea Nacional Catalana, que pilota y coordina los cientos de grupúsculos secesionistas de la región, que colocaron estratégicamente, justo detrás de las autoridades y a tiro de cámara, a los separatistas que portaban las esteladas y a los contrarios a la venta de armas, pese a que los atentados se cometieron con una furgoneta, cuchillos comprados en una ferretería y bombonas de gas convencionales.

Ni una pancarta contra el yihadismo ni un recuerdo a los asesinados... nada en la «zona de propaganda». También dispusieron sus peones en el lugar por el que el Rey y el Gobierno llegaban a la marcha para organizar los abucheos. Todo medido, un ensayo general de la próxima Diada. ¿Y las víctimas? Eso les importaba más bien poco. «Sin miedo»... y con muy poca vergüenza.

Este lunes, el presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, ha admitido que la entidad independentista «ayudó en el servicio del orden» de la manifestación por encargo de «los organizadores». Sánchez ha explicado, en declaraciones a Rac1, que «la Generalitat y el Ayuntamiento no tienen experiencia en servicios de orden, sino en seguridad. Es normal -ha añadido- que las instituciones contasen con las entidades y es normal que las entidades nos ofreciésemos en el servicio de orden».

Sus palabras entran en clara contradicción con el ayuntamiento de Barcelona, que asegura que la entidad «sólo se encargó de dar información y repartir las flores que facilitó el Gremio de Floristas».

Cartelista contra el Rey, «chambelán» de terroristas

Daniel Minoves, el agitador que apareció con un cartel criticando al Rey, cual pacifista, es el mismo que organizó, junto a la CUP y ERC, un homenaje al terrorista convicto y multirreincidente Arnaldo Otegui cuando este cumplió condena por haber intentado refundar ETA, la banda que ha asesinado a más de 800 personas.

Daniel Minoves junto a Arnaldo Otegui
Daniel Minoves junto a Arnaldo Otegui- INÉS BAUCELLS