Sergio Morate, este lunes durante la vista oral del juicio en el que se le acusa de doble asesinato - EFE

Caso MorateLa madre de Laura, al juez: «Déjeme ponerme delante de él y que me vea la cara»

María Chamón, madre de Laura del Hoyo, solo vio una vez al asesino de su hija: cuando Morate estaba en el hospital recuperándose de un cáncer

CuencaActualizado:

Dolor supurando por las palabras y los gestos de padres y hermanas. Rabia contenida, impotencia. Luto y el paso del tiempo sin borrar ni un minuto en las heridas del agosto maldito de 2015. María Chamón, la madre de Laura, contó a la Sala que solo había visto una vez en su vida al asesino de su hija, en el hospital donde ella trabajaba.

Morate estaba allí ingresado por el cáncer de testículos que sufrió y su hija le pidió que subiera a visitarlo. La madre relató la tarde y la noche de las desapariciones, su inquietud, el hallazgo del Chevrolet de su hija aquella madrugada de forma casual. Sus palabras evidenciaron que a Laura aquel día le salió al paso la peor de las suertes. «La mató porque fue testigo. Había que quitarla de en medio», había dicho antes la fiscal. Al acabar de declarar, María antes de levantarse hizo una petición al juez: «Déjeme ponerme delante de él y que me vea la cara». El presidente se negó, claro.

Una de sus dos hijas, Sonia, que además de hermana era la mejor amiga de Laura (siempre estaban juntas) manifestó su desprecio enfatizando con un tono, muy por encima del resto de sus palabras, el nombre y los dos apellidos del acusado cada vez que se refería a él.

Las palabras de ambas tuvieron sobre él el efecto de un ambientador floral: ninguno. Siguió con la mirada al frente o cabizbajo.