España

López y Sánchez tildan de «liberal» la propuesta de Díaz de dar préstamos a los jóvenes

La presidenta andaluza quiere que el líder no pueda convocar consultas

Susana Diaz ayer presentando las propuestas para el 39 Congreso Federal del PSOE - Óscar del Pozo

A cuatro días de las primarias, Susana Díaz presentó ayer sus propuestas como candidata a la secretaría general del PSOE. Un documento de 45 páginas que vendió como «una aportación» para definir en el próximo Congreso del partido. Y es que la presidenta andaluza quiso dejar claro que no presenta estas medidas como una suerte de «proyecto alternativo» a la ponencia política y económica que ha preparado la gestora. Sino que su apuesta es que sirvan para «enriquecer» esos textos. Una forma más de distanciarse de Sánchez, que según este marco discurriría por márgenes externos a lo que representa el PSOE. Y es que, en clara alusión al ex secretario general, Díaz cargó contra «aquellos que creen que para construir algo nuevo hay que arrasar los cimientos de nuestro partido».

En el documento presentado por Díaz se mezclan cuestiones internas relativas a la organización del PSOE con medidas más propias de un programa electoral. En clave interna la cuestión más relevante a la que hace referencia el texto es la que plantea la regulación de las consultas a la militancia. Una cuestión que sin duda alguna será uno de los elementos centrales del 39 Congreso que los socialistas celebrarán el 17 y 18 de junio.

Un reglamento claro

La propuesta de Díaz no termina de quedar cerrada, pero sí queda patente su intención de cerrar una regulación específica, que determine qué puede ser susceptible de consultar ante las bases y quiénes pueden convocar a la militancia. «Los militantes son el capital más importante que tenemos los socialistas y ese papel no puede depender del líder de turno», dice el texto. Y la esencia de la propuesta de Díaz es clara: impedir que el líder del partido pueda recurrir a la consulta a las bases de modo arbitrario. El texto presentado ayer incide en que «entender el PSOE es comprender que las primarias son para dar protagonismo a los y las militantes, no para otorgar poderes especiales a la figura del secretario general». Y frente a las afirmaciones de Sánchez, que aboga por un partido «de militantes y no de notables» Díaz contrapone que «un partido útil» es aquel en el que «la democracia directa y la democracia representativa se hacen compatibles».

El documento de Díaz establece también los asuntos en los que los militantes deben ser consultados: la elección de la secretaría general, la moción de censura a la secretaría general, los acuerdos de gobiernos postelectorales y cualquier cuestión aprobada por el comité federal o por un porcentaje significativo de la militancia. Esos dos últimos aspectos son clave. Aunque ese enunciado deja muy abierto los temas sobre los que se pueden consultar a las bases, si deja muy claro que pretende que sean el máximo órgano del partido entre congresos y las propias bases quienes estén facultados a poner en marcha una consulta. Díaz defiende que las consultas se hagan «a propuesta de órganos colectivos o de un porcentaje significativo de la militancia». Porcentaje significativo es algo muy ambiguo en cualquier caso. El documento de Patxi López propone que sean un 20% de los militantes los que puedan promover una consulta.

Modelo territorial

Respecto a la polémica que viven los socialistas en relación al modelo territorial, Díaz señaló que para «un socialista español sólo entiende de dos estados: el español y el del bienestar».

En este punto, en su documento de propuestas Díaz insiste en que su posición se enmarca en la Declaración de Granada. Y apuesta por una «reforma constitucional consensuada» como único mecanismo mediante el que «se podrá fraguar la solución que los socialistas entendemos como más adecuada para los intereses de Cataluña y del conjunto de España». Durante la presentación, Díaz volvió a reiterar su compromiso respecto a que se retirará si bajo su mandato no logra mejorar los resultados electorales del PSOE. Pero se mostró convencida de poder darle la vuelta a la situación: «Estas primarias son la oportunidad del inicio de la remontada electoral».

Además, y aunque no figuraba en la versión inicial del programa, Díaz anunció la propuesta de «un crédito del estado para jóvenes para emprender y diseñar su desarrollo académico». Estaría dotado con 24.000 euros a interés cero y que solo empezaría a devolverse cuando tuvieran ingresos superiores para hacer la declaración de la renta. Estarían disponibles «de forma flexible», destinado a un proyecto formativo o un proyecto de inserción laboral o emprendedor

A esta medida se aferraron tanto Patxi López como Pedro Sánchez para criticar el documento de Díaz y asociarla con la derecha. El ex secretario general denunció que con esa propuesta se repiten modelos de corte «liberal» que además han fracasado en otros países como EEUU o Chile. Sobre esa propuesta López fue muy claro: «Muy americana y muy liberal en su planteamiento. No la comparto».

De vuelta a los asuntos internos, la propuesta de Díaz establece que el plazo de duración de una comisión gestora será «limitado», y que su duración máxima será de nueves meses. Este tiempo es precisamente el que durará el mandato de la gestora presidida por Javier Fernández, que expirará en el congreso de junio. En la propuesta de Sánchez este plazo se reduce a tres meses, mientras Patxi López lo establece en seis meses. Este asunto fue el punto con el que el ex secretario general empezó a confrontar con la gestora, para que no se dilatase la convocatoria de estas primarias. Y es que los actuales estatutos del partido no regulan la duración máxima de las gestoras.

Pero el ex lendakari no se limitó ayer solo a cuestionar el contenido del programa de la presidenta andaluza, sino que cuestionó su pertinencia. «Susana se ha equivocado de primarias» ya que lo que ha presentado son «ofertas electorales» y que el 21 de mayo «no se vota para elegir al candidato a la presidencia del Gobierno». Además, criticó a Díaz por presentar su programa a cuatro días de las primarias, recordando que inicialmente había dicho que no iba a presentar ningún documento. Lo calificó como «una improvisación de última hora». Pero también criticó a Sánchez por decir primero que sus proyectos son comunes mientras ahora dice que el ex lendakari hace pinza con Díaz: «Podría aclararse. Podía ser coherente y mantener una posición siquiera 10 minutos».

Toda la actualidad en portada

comentarios