El juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena
El juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena - EFE

Llarena se declara no competente para decidir sobre el acercamiento de los presos a Cataluña

El magistrado realiza este aviso en un auto en el que deniega la petición de libertad de Forcadell, Junqueras y Romeva

MadridActualizado:

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que instruye la causa por el proceso soberanista en Cataluña, ha avisado en un auto notificado este jueves que carece de competencia para definir el concreto centro penitenciario en el que deben permanecer los líderes independentistas investigados que se encuentran en prisión preventiva.

El magistrado realiza este aviso en un auto en el que vuelve a denegar la petición de libertad de la expresidenta del Parlament Carmen Forcadell, del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y del exconseller Raül Romeva. Aprecia que pese a la constitución de un nuevo gobierno en Cataluña persiste el riesgo de reiteración delictiva y de fuga.

Pero además, en el mismo auto, afirma, a partir de legislación y jurisprudencia diversa, que no es su competencia la decisión sobre acercar a Cataluña a estos y a otros presos preventivos encarcelados por esta causa.

Este auto se produce horas después de las declaraciones del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que se ha mostrado partidario de evaluar el traslado de los líderes independentistas presos a cárceles catalanas. «Se podría y se debería evaluar», ha dicho.

Grande-Marlaska explicó que cuando los reclusos están en prisión provisional, es decir, cuando aún no han sido condenados, es el juez quién decide si son trasladados de cárcel e, incluso, en qué prisión deben permanecer.

No ocurre así cuando ya cumplen condena, ya que cuando hay sentencia firme -ha continuado el ministro- ya es competencia de Interior, de Instituciones Penitenciarias, determinar el centro donde el penado debe permanecer teniendo en cuenta una serie de criterios y las propias características del interno.

Según Marlaska, Junqueras y los exconsellers están a disposición del órgano judicial que ha dictado la resolución, en este caso el juez Llarena. El eventual acercamiento, a juicio del ministro, debería «conjugar los dos intereses», los del preso y los de instrucción de la causa, para que ésta no se vea afectada.