Agentes en Gràcia
Agentes en Gràcia - AFP

Un largo historial de disturbios en Barcelona

Los altercados en Gràcia se suman a los de Can Vies o la huelga de los contenedores quemados

BarcelonaActualizado:

Los disturbios en el barrio barcelonés de Gràcia tras el desalojo policial el lunes de una antigua oficina bancaria que los okupas denominan «el banco expropiado» llega después de otros episodios tan polémicos como el que se vivió en Can Vies, otro inmueble ocupado cuyo desalojo generó hace ahora dos años violentos incidentes.

Desalojo de la plaza Cataluña

Fue el 27 de mayo de 2011. El intento de desalojar la plaza Cataluña, ocupada desde hacía días por el movimiento del 15-M, acabó con una durísima refriega entre los «indignados» y la policía autonómica, que se empleó con contundencia ante el bloqueo de los camiones de limpieza. Se registraron un centenar de heridos. Tras ser desalojados, el 15-M reocupó de nuevo la plaza.

Varios jovenes increpan a los mossos d'Esquadra
Varios jovenes increpan a los mossos d'Esquadra- EFE

Asedio del Parlament contra los recortes

El 15 de junio de 2011, en plena eclosión del movimiento del 15-M y antes de que Cataluña se lanzase por la pendiente soberanista, los «indignados» convocaron una concentración para protestar contra los recortes del ejecutivo de Artur Mas. El «asedio del Parlament» aisló a los diputados, que fueron agredidos. Mas tuvo que acceder al recinto en helicóptero.

La huelga de los contenedores quemados

Ocurrió el 29 marzo de 2012. La huelga general de marzo de 2012 acabó en Barcelona con graves incidentes: además de duros enfrentamientos con los Mossos d'Esquadra y el intento de incendio de una cafetería, más de 200 contenedores fueron quemados. Punteando la ciudad, columnas de humo se levantaban por todos lados, versión contemporánea de la Barcelona «rosa de fuego».

Can Vies
Can Vies- EFE

El Ayuntamiento claudica en Can Vies

Hace casi dos años, el 26 mayo de 2014, rl desalojo del centro «okupa» de Can Vies, en el barrio de Sants de Barcelona, generó una violentísima respuesta del movimiento «antisistema». Durante varias noches consecutivas, la violencia se apoderó de las calles del barrio. Los incidentes llevaron al alcalde Xavier Trias, en el último año de su mandato, a dar marcha atrás en el plan urbanístico de la zona.