Ana Julia Quezada, autora confesa del crimen del pequeño Gabriel Cruz - ABC

Ana Julia llevó a su hija tres veces a la finca donde ocultó el cuerpo del niño Gabriel

Su hija Judith completa ante el juez el relato del asesinato del menor

MadridActualizado:

La hija de Ana Julia Quezada había intentado no volver a Almería para declarar como testigo por el asesinato del pequeño Gabriel Cruz a manos de su madre. El titular del Juzgado de Instrucción número 5, Rafael Soriano, le denegó su comparecencia por videoconferencia desde Burgos, donde vive, y ayer Judith, la joven veinteañera se sentó ante el magistrado para ayudar a completar el relato de esos días de marzo. La chica, que se fue a vivir con su padre cuando era adolescente y no tenía una relación fluida con la madre, según otros familiares, viajó a Almería para acompañarla cuando ella se lo pidió tras la desaparición del niño.

La joven pasó tres días en Las Hortichuelas, en la casa de la abuela de Gabriel, con su madre y con Ángel Cruz, el padre del pequeño y en esos días Ana Julia la llevó en varias ocasiones a la finca de Rodalquilar, donde había enterrado a la criatura, según informó ayer «El programa de AR». Tres veces, en concreto, una por cada día que pasó ayudando en las labores de búsqueda.

No fue a la única persona a la que la presunta asesina trasladó en coche a ese lugar donde había matado y escondido el cuerpo de Gabriel (ornamentación de tumba incluida para alejar miradas indiscretas); también llevó a otros conocidos a Rodalquilar -donde la pareja se iba a trasladar- para que «se airearan», según la propia Ana Julia.

Cuatro declaraciones

Judith, que sufrió una crisis de ansiedad cuando la Guardia Civil descubrió el cadáver del niño en el maletero del coche de su madre, explicó ayer al juez cómo fueron esos días que compartió con su progenitora y respondió a las preguntas que se le formularon. El contenido de su declaración, así como la de los otros tres testigos que comparecieron ayer no ha trascendido, dado que el magistrado ha prorrogado el secreto de sumario. Además de esta joven comparecieron un hermano de Ángel, una prima y otro familiar paterno. La abogada de Ana Julia, Beatriz Gámez, indicó que los testigos se ratificaron en sus testificales ante la Guardia Civil. Se trata casi con seguridad de las últimas declaraciones, dado que se está ya a la espera de los informes forenses definitivos para que concluya la instrucción y se comunique el procesamiento a la investigada. En ese momento tendrá la opción de volver a declarar ante el juez.

El abogado de los padres de Gabriel, Francisco Torres, apuntó esa circunstancia, que la instrucción está casi cerrada «a falta de algún informe, el de autopsia completarlo y poco más». Además se refirió a la puerta de los juzgados de Almería a la personación como acusaciones populares de la asociación Clara Campoamor y la Asociación Andaluza de Estudios Penales. Esta última se ha retirado tras el recurso presentado por el letrado de la familia y la petición de Patricia Ramírez, la madre de Gabriel de que desistieran. «Es un completo despropósito, ningún sentido tenía que vinieran. Ahora se ha ido una, la otra aún no se ha ido. Deberían de irse», indicó el abogado.

La presidenta de la asociación Clara Campoamor, Blanca Estrella Ruiz, aseguró a ABC que no se van a retirar, que su personación fue aceptada por el juez (y recurrida al menos en dos ocasiones) y que van a defender el derecho de los niños «como hemos hecho siempre; con respeto absoluto y apoyando a la Fiscalía». La letrada de la asociación asistió a las declaraciones.