Los peritos de Hacienda del caso Nóos que declaran a partir de hoy
Los peritos de Hacienda del caso Nóos que declaran a partir de hoy - EFE

El juicio del caso Nóos comienza hoy a decidirse

Los inspectores de la Agencia Tributaria exponen a partir de hoy sus conclusiones, claves para condenar a Urdangarín y Torres y para la exculpación de la Infanta Cristina

Palma de MalllorcaActualizado:

Ni declaraciones de los acusados, ni de los testigos, ni intervenciones más o menos brillantes de los abogados; la clave del juicio del caso Nóos, en la que van a decidirse las posibles condenas de Iñaki Urdangarín y de Diego Torres, y la absolución o no de la Infanta Cristina, llega esta semana, con la declaración de los peritos de la Hacienda Tributaria que a partir de hoy comienzan a desfilar por la sala de juicio del edificio EBAP del poligono Son Rossinyol donde se celebra la vista oral.

Mañana la sesión estará centrada en un asunto muy técnico, pero esencial. Los peritos tendrán que explicar por qué consideran que hay que levantar el velo societario del Instituto Nóos, de modo que se considere a todas las empresas de los dos socios que giraban en torno a él -Nóos Consultoría Estratética, Intuiyt, Shiriamisu, Aizoon...- como una sola a efectos tributarios.

A favor de esta hipótesis hay argumentos sólidos: los trabajadores cambiaban de una a otra simplemente para obtener beneficios fiscales; las oficinas de todas ellas estaban en el mismo sitio; los empleados solo tenían claro que trabajaban para Urdangarín y Torres independientemente de cuál fuera la sociedad que los contratara circunstancialmente y entre las firmas se cruzaban facturas por trabajos no realizados con el objetivo de que el dinero público que llegaba al Instituto Nóos, una entidad supuestamente sin ánimo de lucro, acabara en los bolsillos de los dos socios.

Esta es la tesis que han defendido los peritos de la Agencia Tributaria y tambien la Fiscalía Anticorrupción y Contra el Crimen Organizado, y es la que combaten Diego Torres e Iñaki Urdangarín, que saben que si cada una de esas sociedades es analizada individualmente desde un punto de vista tributario no existirían los delitos fiscales de los que se les acusan.

En este punto es curioso que el juez Castro, y con él la acusación popular que ejerce Manos Limpias, pidan un levantamiento del velo excepto para Aizoon, la mercantil que compartían al 50 por ciento Iñaki Urdangarín y la Infanta Cristina. Incluso en este supuesto no existiría delito fiscal en Aizoon, según la Agencia Trbutaria. Pero por encima de ello sostienen que es imposible pedir un levantamiento del conjunto de Aizoon y tratar de analizar al mismo tiempo una de las firmas que lo forman de manera individual.

La cuestión es muy clara: o se levanta el velo para todas las sociedades o no se levanta para ninguna, en cuyo caso no existiría ni un solo delito fiscal, una situación que en principio Manos Limpias no debería compartir. Por supuesto, la acusación popular se abona a una tercera vía, que es la que defiende su perito, el ya famoso mercenario jurídico tributario -así se definió el mismo ante el instructor-, cuyas tesis compartió asimismo el juez Castro. Esta persona comparecerá el jueves.

Hoy será interesante escuchar las explicaciones de unos peritos que hicieron el auxilio judicial en este caso en contra del criterio del instructor que, no hay que olvidarlo, quiso nombrar a uno más proclive a sus tesis aunque de menor rango en el escalafón de la Agencia Tributaria. La situación llegó a ser tan absurda que el magistrado no recibió a los peritos pese a las peticiones de éstos, que querían explicarle por qué llegaban a esas conclusiones. Los expertos, según las fuentes consultadas, se apoyarán en material audiovisual para hacer más comprensibles sus argumentos.

Además, hoy declara la inspectora de Hacienda que comenzó la investigación tributaria sobre el caso y que hasta en dos ocasiones advirtió de que podría haber delitos fiscales, lo que debía paralizar el procedimiento administrativo, sin que el juez Castro le hiciese el menor caso.