Miguel Bernad durante el registro de la sede de Manos Limpias en la Calle Ferraz de Madrid
Miguel Bernad durante el registro de la sede de Manos Limpias en la Calle Ferraz de Madrid - Jaime García

El juez reclama a Bernad la contabilidad de Manos Limpias

Pedraz cita a declarar al inspector jefe de la Udef para que Negrete lo «interrogue»

MadridActualizado:

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha requerido al secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, para que «aporte los correspondientes apuntes/asientos contables y las declaraciones tributarias presentadas ante los organismos competentes, justificativas de los pagos que hubiera realizado desde el año 2010».

Bernad, en libertad bajo fianza por su participación en la trama de extorsión junto a Ausbanc, tiene que entregar la contabilidad en un plazo de diez días, según el auto fechado el pasado jueves y notificado el viernes, al que ha tenido acceso ABC.

Los libros de contabilidad de Manos Limpias no aparecieron en los registros que practicó la UDEF en abril de 2016 porque, según fuentes del sindicato, «no existen». Como avanzó ABC, Bernad nunca presentó las cuentas de Manos Limpias, por lo que es muy poco probable que la aporte al juzgado. «La única contabilidad de Manos Limpias son los bolsillos de Miguel», asegura a este diario un estrecho colaborador del líder del sindicato y testigo en la causa. El juez Pedraz ha tomado esta medida a petición de Virginia López Negrete, también imputada en la causa. Hay casi 300.000 euros que ingresó el sindicato cuyo destino se desconoce: 180.000 de una herencia y más de 100.000 aportados por los estafados de Afinsa.

Bernad ha declarado haber entregado la mayor parte de estos fondos a la que fuera jefa jurídica del sindicato, López Negrete, que lo niega. Según las fuentes consultadas por este diario, la estrategia de ambos imputados va a ser culpar al otro, mientras el dinero no ha aparecido.

Por otro lado, el titular del Juzgado Central de Instrucción número uno también ha accedido a citar como testigo al inspector jefe de la Udef que ha investigado la trama de extorsiones que pusieron en práctica Ausbanc y Manos Limpias. El juez lo cita para el próximo 23 de mayo y avisa a Negrete de que la testifical no se pospondrá, ya que la letrada suele pedir aplazamientos: «Se citará al inspector a través de su superior jerárquico y no se pospone esta declaración, pues obran en la causa los elementos necesarios y de los que la señora Negrete tiene notificación formal y acceso digital concedido a empresa externa para poder interrogar al funcionario policial con todas las garantías». Pese a lo que pueda parecer por la redacción del auto, las preguntas al inspector jefe de la Udef las formulará el abogado de Negrete, no ella. Aun así, el magistrado ha concedido a la investigada un interrogatorio que no es habitual durante la fase de instrucción de una causa, ya que los miembros de la Policía Judicial suelen comparecer únicamente en el juicio, confirman fuentes jurídicas.

Las extorsiones

Negrete quiere cuestionar al agente porque es el autor del informe en el que se acreditaba cómo la abogada se había compinchado con Bernad y con el presidente de Ausbanc, Luis Pineda -el único miembro de la trama que sigue en prisión preventiva- para extorsionar al BBVA. El informe se basaba en un documento que Bernad envió a Negrete, desvelado en ABC, en el que le daba instrucciones para atacar al banco, que se negaba a pagar a Ausbanc, en su junta de accionistas: «Querida Virginia, según lo hablado con Luis te adjunto el nuevo escrito de imputación presentado hoy para que mañana lo enseñes. Es de suma importancia que tenga la mayor repercusión posible y que vean que tienen más que perder, confiamos en tu buen juicio no obstante estarás respaldada en todo momento».

La letrada ha pedido al juez que se investigue por qué este diario consiguió la información antes de que llegara a manos de la Udef, a lo que Pedraz no ha accedido. Por otro lado, Negrete ha aportado al juzgado un documento firmado por ella y por Bernad presuntamente en julio de 2013 en el que la letrada se desvinculaba de Luis Pineda después de este incluyera su nombre como letrada en una denuncia de Ausbanc.