Luis Pineda, en una imagen de archivo
Luis Pineda, en una imagen de archivo - RAFA ALBARRÁN

El juez mantiene en prisión al líder de Ausbanc para que no se fugue

Luis Pineda está acusado de dirigir una trama de coacciones a personas y entidades

MadridActualizado:

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha acordado mantener en prisión al presidente de Ausbanc, Luis Pineda, acusado de liderar una trama de coacciones contra personas y entidades. El magistrado ha rechazado el recurso de Pineda contra su excarcelación al considerar que todavía existe riesgo de que se fugue, según han informado fuentes jurídicas. El juez, que encarceló al líder de Ausbanc en abril de 2016, le atribuye delitos de estafa, extorsión, amenazas, administración desleal, fraude de las subvenciones y pertenencia a organización criminal, en la que también participó el presidente de Manos Limpias Miguel Bernad, también imputado por estos hechos pero en libertad desde hace meses.

Ausbanc, una supuesta organización en defensa de los consumidores de banca, utilizaba esta bandera para coaccionar a los bancos contra los que supuestamente decía luchar. Para estas coacciones, además de contratos publicitarios enmascarados, recurrió a Manos Limpias, el seudosindicato que se personó en numerosas causas judiciales utilizadas al servicio de la red. Las coacciones, según los investigadores, llegaron incluso a la Infanta Cristina, quien fue acusada por Manos Limpias en el caso Nóos.

El presidente de Ausbanc y supuesto líder de la trama de extorsión investigada, Luis Pineda, intentó influir sin éxito hasta en la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, cuando ya sabía que la Audiencia Nacional le seguía los pasos. Así se desvela de una conversación teléfonica intervenida por la Policía, cuyo contenido consta en los informes del sumario. El pasado 6 de abril, la secretaria de Estado de Comunicación, Consuelo Sánchez Vicente, devolvió una llamada a una de las empresas de Ausbanc, a la que respondió Pineda. Tras un arranque amable, lleno de piropos, el líder de Ausbanc le transmite a Sánchez Vicente que quiere hacer llegar dos mensajes a Saénz de Santamaría, uno de ellos en relación a la acusación contra la Infanta Cristina en el caso Nóos. Pineda no consiguió su propósito.