BARÓMETRO DE GAD3 PARA ABC

La izquierda castiga a Podemos y premia al PSOE tras el debate de investidura

La formación de Pablo Iglesias perdería 15 diputados en solo un mes, mientras que el PSOE recuperaría 14 y quedaría a cuatro puntos de distancia del PP

MadridActualizado:

El debate de investidura supuso una derrota parlamentaria histórica para el candidato socialista, Pedro Sánchez, pero el electorado de izquierdas ha premiado el intento del PSOE por alcanzar un acuerdo para formar Gobierno. Los socialistas suben de manera significativa en el barómetro de GAD3 realizado para ABC, recuperan 14 diputados en solo un mes y se sitúan a tan solo cuatro puntos de diferencia del Partido Popular. El principal perdedor del debate, en cambio, ha sido Podemos, que se ha dejado por el camino un total de 15 escaños respecto al barómetro del mes anterior. Al mismo tiempo, el PP recupera el terreno perdido y volvería a ganar las elecciones con 123 diputados, mientras que Ciudadanos sufre un pequeño desgaste tras alcanzar un pacto con el PSOE que fue claramente insuficiente.

En realidad, las variaciones que se producen en la intención de voto no serían suficientes para aclarar de forma definitiva el escenario político. Si las elecciones se celebraran ahora, la aritmética parlamentaria sería tan endemoniada como la actual, y las dificultades para alcanzar una mayoría serían muy parecidas.

De momento, la resaca del duro debate de investidura está siendo más dulce para el PSOE que para el resto de la izquierda. De entrada, Sánchez ha salido reforzado entre sus propios votantes, como informó ayer ABC. Así, seis de cada diez de sus electores creen que la investidura fallida no debe abrir el debate sucesorio en el PSOE. Pero los socialistas, además, han roto la tendencia a la baja que estaban registrando desde las elecciones del 20 de diciembre y han logrado un empujón en su estimación de voto.

Si las elecciones se celebraran ahora, el PSOE lograría 98 diputados. Sería el segundo peor resultado de su historia, después del registrado el 20 de diciembre con Sánchez como candidato, pero supone una recuperación si se compara con el dato del barómetro de febrero, cuando cayó hasta los 84 y pudo sentir el aliento de Podemos en su nuca.

Trasvase desde Podemos

Los ciudadanos valoran la iniciativa política del PSOE en el último mes, desde que el Rey propuso a Sánchez como candidato a la Presidencia del Gobierno el 2 de febrero, y le permiten recuperar 14 diputados. Estos escaños proceden directamente de Podemos, como se observa en el barómetro de GAD3. Es decir, en realidad se produce un trasvase directo en el voto de Podemos al PSOE. Sería algo así como un ajuste de cuentas dentro de la izquierda. El sector más moderado de ese electorado no ha visto bien el «no» de Podemos a Sánchez, y en cambio ha valorado el esfuerzo de éste por lograr un pacto a dos bandas, entre Ciudadanos y el partido de Iglesias, para echar a Rajoy de La Moncloa. En Izquierda Unida pasa algo parecido, pero a menos escala: se queda con un diputado, uno menos que el 20-D y cinco décimas por debajo que en las urnas.

Sánchez, por tanto, ha ganado esta batalla particular dentro de la izquierda a Podemos y afianza la hegemonía, todavía endeble, del PSOE en ese sector de la sociedad. Su partido lograría un 24,2 por ciento en estimación de voto, 5,5 puntos más que Podemos. Y, ojo, solo cuatro puntos menos que el Partido Popular. En las elecciones de diciembre, el partido de Rajoy ganó por 6,7 puntos de diferencia respecto al PSOE.

La batalla del debate de investidura deja heridas en Podemos, que en solo un mes perdería 15 diputados, y pasaría de los 75 estimados en febrero a 60, con un 18,7 por ciento de voto. Si se compara este dato con el resultado real del 20 de diciembre, la formación de Pablo Iglesias pierde dos puntos y nueve diputados.

El PP vuelve a los 123

El Partido Popular, mientras tanto, se mantiene como partido ganador, con un resultado casi idéntico al del 20-D: 123 escaños y un 28,2 por ciento de votos, apenas cinco décimas menos que entonces. La formación de Rajoy tuvo un bajón en febrero, cuando este declinó la propuesta del Rey para presentar su candidatura en el Congreso, por falta de apoyos. En las últimas semanas ha conseguido recuperar parte de lo perdido, al situarse enfrente de la «coalición» PSOE-Ciudadanos.

Desde febrero, el PP ha ganado cuatro escaños, mientras que Ciudadanos ha perdido dos y ha retrocedido ocho décimas en estimación de voto. La formación política liderada por Albert Rivera ha sufrido así un pequeño desgaste por su estrategia de las últimas semanas, al situarse como aliado del PSOE de Pedro Sánchez y votar a favor de su investidura, a pesar de que durante la campaña aseguró que haría justo lo contrario. Pese a esa moderada pérdida de voto, Ciudadanos está algo mejor que el 20-D, cuando obtuvo 40 diputados y un 13,9