La reunión fue presidida ayer por Juan Ignacio Zoido
La reunión fue presidida ayer por Juan Ignacio Zoido - ABC

Interior refuerza el control de imanes y mezquitas

Policía Nacional, Guardia Civil y Mossos coordinan las nuevas medidas para frenar el terrorismo

MadridActualizado:

El mayor control de «mezquitas e imanes» es una de las medidas adicionales que ya se han puesto en marcha para reforzar la actuación antiterrorista en toda España tras los atentados de Barcelona y Cambrils, según confirmaron a este diario fuentes del Ministerio del Interior, que rehusaron facilitar más detalles por razones de seguridad.

Los criterios en función de los cuales se aplica este aumento de la vigilancia fueron estudiados y puestos en común ayer en el marco de la Mesa de Coordinación de Medidas contra el Terrorismo que, bajo la presidencia del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, reunió en Madrid a responsables de la Policía Nacional la Guardia Civil, el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), la Ertzaintza, los Mossos y el Centro Nacional Para la Protección de las Infraestructuras Críticas, CNPIC. En este encuentro, que también contó con el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, se analizó también la aplicación de otras medidas impulsadas tras los recientes ataques, dirigidas en especial a extremar la protección de zonas de gran afluencia y de potenciales objetivos, coordinar a las policías locales o multiplicar los registros aleatorios de vehículos o personas.

La radicalización de jóvenes en torno al imán de la mezquita de Ripoll, que acabarían constituyendo una célula y perpetrando los primeros atentados islamistas en España en 13 años ha vuelto a suscitar el debate sobre el control en nuestro país de los líderes religiosos musulmanes y sus prédicas, convertido en preocupación nacional con ocasión de la masacre yihadista del 11-M. Las enseñanzas en los templos del Islam también han sido motivo de gran inquietud en Marruecos, donde, desde que se registraran también los atentados de Casablanca en 2003, se han ido dando pasos firmes orientados a garantizar la moderación de las proclamas en los centros de culto: el resultado es que hoy todos los imanes del Reino alauí proceden de la escuela maliki, –flexible y poco rigorista– y para ejercer se les exige una licencia y una formación religiosa supervisada.

Al margen de la reunión de la Mesa de Coordinación de Medidas contra el Terrorismo, el ministro del Interior también estuvo este jueves al frente del órgano que semanalmente evalúa el nivel de amenaza terrorista, que se mantiene en 4 –un escalón por debajo del máximo–, aunque reforzado.