Junqueras, Puigdemont y Forcadell, en una de las exhibiciones independentistas que protagonizaron en el Parlamento catalán
Junqueras, Puigdemont y Forcadell, en una de las exhibiciones independentistas que protagonizaron en el Parlamento catalán - Inés Baucells
Política

Los independentistas, alimentados con créditos multimillonarios

La banca les prestó 2,3 millones de euros para las eleccciones catalanas de 2015 y más de tres millones para las de 2012

Actualizado:

Desde el año 2012 y a falta del balance que dejen las elecciones autonómicas del 21 de diciembre, los partidos independentistas catalanes han obtenido de la banca casi cinco millones y medio de euros en préstamos electorales. Ha sido una pieza esencial para financiar la proyección política de los secesionistas en las citas con las urnas celebradas en 2012 y 2015.

Así consta en la documentación oficial recopilada por ABC y que fue fiscalizada por la propia Generalitat tras esos comicios. En los de 2012, entre la extinta CiU que por entonces lideraba Artur Mas y la Esquerra (ERC) de Oriol Junqueras obtuvieron 3,2 millones de euros en créditos. El grueso (2,3 millones) los captó CiU en una única operación de crédito con una entidad financiera cuyo nombre no se desvela en el informe oficial de fiscalización realizado desde la Generalitat. Como tampoco se detalla qué entidad concedió en aquellos comicios de 2012 una póliza de crédito de 900.000 euros en beneficio de ERC.

En las elecciones catalanas de 2015, en las que ERC y la Convergència de Artur Mas se unieron en la independentista coalición Junts per Sí, esta coalición obtuvo otros 2,3 millones de euros en préstamos bancarios con los que financiar su campaña electoral. Fue el trampolín para el golpe independentista que protagonizaron este otoño y que llevó a las principales entidades financieras catalanas a trasladar sus sedes fuera de Cataluña.

Entre todos los partidos con representación en el «Parlament» sumaron créditos bancarios por valor de 5,93 millones de euros en la campaña de 2012 –más de la mitad de ese dinero lo copó el independentismo-. En la campaña de 2015 rozaron entre todos los 6 millones de euros en préstamos electorales, de los que 2,3 fueron a parar a la coalición Junts per Sí. A esa cantidad se sumó el crédito de un millón de euros que suscribió la extinta Unió, los antiguos socios de Convergència.

Ahora está por ver en cuánto se endeudan los independentistas para esta campaña electoral del 21 de diciembre. Hasta meses después de los comicios no se sabrá de cuánto dinero prestado se han nutrido. Y, como es tradición, el nombre de los que les presten ese dinero se guardará celosamente en los informes oficiales.