Ignacio Diego
Ignacio Diego - EFE

Ignacio Diego, expresidente del PP y del Gobierno cántabro, dejará la política en mayo de 2019

Lo anuncia en una carta en Facebook con la que rompe diez meses de silencio, desde que perdió el liderazgo del partido en un disputado y polémico congreso llevado por sus afines ante la justicia

Actualizado:

Diez meses después de perder las riendas del PP cántabro, Ignacio Diego, también expresidente del Gobierno autonómico, ha anunciado su retirada de la política. Lo hizo a través de un mensaje en su cuenta de Facebook con el que pone fin al silencio que ha guardado desde el disputado y polémico congreso regional del partido, en el que por tan solo cuatro votos de diferencia dio paso al frente de las filas a la que hasta entonces había sido su mano derecha y número dos, en la formación y en el Ejecutivo, María José Sáenz de Buruaga.

Diego (Castro Urdiales, 1960) se retirará de la vida pública cuando acabe la presente legislatura, en mayo de 2019, momento en el que dejará también de ser diputado autonómico. En la carta que difundió en su cuenta personal de la citada red social, el dirigente popular aseguró que bajo ningún concepto volverá a optar al liderazgo de la formación, incluso aunque los tribunales anulen el controvertido proceso congresual, denunciado por sus afines públicamente y ante la justicia también, por múltiples irregularidades, y haya que repetirlo.

De igual modo, el parlamentario, que también fue alcalde de El Astillero durante tres legislaturas, de 1995 a 2003, avanzó que no volverá a encabezar ninguna lista electoral al finalizar esta legislatura, ni del PP ni de Lealtad Popular, movimiento político que nació a raíz del congreso de la formación, proceso que desembocó en una división interna de los conservadores cántabros sin precedentes en las dos últimas décadas.

Surgió como una asociación política o foro de encuentro y de debate de ideas, una especie de FAES de Cantabria, según sus promotores, que no descartan la conversión de Lealtad Popular en un partido con el que ir a los comicios. «No tengo ninguna intención de presentarme, ni encabezando ni formando parte de ninguna candidatura de las que concurriesen», aseveró.

Harto de estar harto

Diego ha anunciado que abandonará la política el mismo día en que su antecesor y sucesor en el cargo de presidente de Cantabria, el regionalista Miguel Ángel Revilla, cumplía 75 años. Y lo hizo con una carta que comenzó con un verso de Joan Manuel Serrat: «Harto ya de estar harto, ya me cansé». «Ese es exactamente mi estado de ánimo actual, y la razón por la que rompo mi silencio de muchos meses», ha explicado en la misiva quien fuera presidente del PP entre los años 2004 y 2017, y del Gobierno -el único con mayoría absoluta en la Comunidad- de 2011 a 2015.

Fue su respuesta a quienes le puedan situar liderando una posible candidatura de Lealtad Popular, agrupación creada por críticos del PP con la nueva dirección encabezada por Sáenz de Buruaga, la candidata de Génova y que contaba con el aval de un destacado dirigente cántabro: Iñigo de la Serna, exalcalde de Santander y ministro de Fomento.

Desde que perdió el congreso y el mando del PP, Diego asegura estar «harto». De que se especule con su nombre y con sus presuntas actuaciones; y de que se le utilice como «cortina de humo» con la que la actual cúpula regional «intenta enmascarar una gestión desastrosa y una dirección política inexistente, por ser magnánimo en el calificativo», ha apostillado Diego, que por eso quiere dejar claras sus intenciones.

Lo hace antes de lamentar la etapa de «extrema división y debilidad» en que se encuentra sumido el PP, que en las últimas elecciones, con él como candidato, bajó de 20 a 13 diputados, un descalabro que les dejó a tan solo un escaño del PRC de Revilla, que se mantuvo en doce.

En su mensaje en Facebook, Diego reiteró que su intención, expresada personalmente a Mariano Rajoy en diciembre de 2016, era la de continuar al frente del partido, con el fin de hacer una transición «sin divisiones ni traumas» y renunciando a ser el candidato regional en las elecciones de 2019, perfectamente consciente de que esa etapa debía darse por concluida.

Pero tras el desarrollo y resultado del convulso cónclave del PP, y tras meses de especulaciones, Ignacio Diego ha tomado una decisión «muy meditada» y «firme»: dejar la política, retomar su actividad profesional como docente (ingeniero agrónomo de formación, es profesor en excedencia del IES La Granja de Heras) y dedicar los próximos años a su familia.