Desafío secesionista

Iglesias proclama su alianza con el independentismo para dinamitar la Constitución del 78

La 'receta' de Unidos Podemos: «gobierno de unidad plurinacional» para instaurar una «repúbica federal y socialista»

ZaragozaActualizado:

Podemos oficializó públicamente este domingo en Zaragoza su alianza con el independentismo catalán para dinamitar la Constitución de 1978 y emprender un nuevo «proceso constituyente» que dé lugar a una «república federal y socialista». La «asamblea de cargos públicos por la libertad, la fraternidad y la convivencia» orquestada por Podemos y celebrada en la capital aragonesa se sustanció en más de cinco horas de un mitin coral en contra del PP y en defensa de los secesionistas.

Durante esas más de cinco horas desfilaron decenas de cargos locales, autonómicos y nacionales de Podemos, IU y sus franquicias territoriales, junto a una menguada representación de formaciones nacionalistas e independentistas, entre los que se encontraban miembros del PNV y de los secesionistas catalanes de Esquerra y del PDECat, junto a otras formaciones soberanistas minoritarias.

En ninguna de las intervenciones se cuestionó la actitud del independentismo catalán ni su órdago al Estado de Derecho, y todas las críticas fueron sistemáticamente dirigidas contra el PP, pero también contra el sistema judicial. Los que se fueron sucediendo en el turno de discursos replicaron consignas recurrentes. Así, se insistió en pronunciar expresiones como «estado de excepción», «estado policial» o gobierno «reaccionario», en lo que fue una crítica permanente al Estado de Derecho y una defensa cerrada al órdago secesionista por entender que éste es «expresión democrática».

Pablo Iglesias pide «que cese la represión»

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, salió en abierta defensa del órdago independentista y culpó exclusivamente al Gobierno del PP y a Ciudadanos de la tensión desencadenada por los secesionistas. Reclamó al Ejecutivo de Rajoy que permita el referéndum ilegal del 1 de octubre en Cataluña y que deje de aplicarse el Estado de Derecho ante el órdago independentista. Así, pidió que «cese la represión y la política de excepcionalidad» para dar paso a un «referéndum pactado» en el que «los catalanes decidan soberanamente su futuro».

A juicio de Pablo Iglesias, el problema no es el órdago secesionista sino lo que califica como «espiral represiva que amenaza la democracia española». La solución, a su juicio, «pasa por enviar al PP y a Ciudadanos a la oposición», y llamó públicamente al líder socialista Pedro Sánchez para que una al PSOE al frente conformado por Podemos junto a los independentistas.

Instaurar la «república federal y socialista»

El líder de Podemos dio su particular receta al proponer «refundar un proyecto colectivo de país de naciones» y empezar ese camino mediante un «gobierno de unidad plurinacional para el diálogo constituyente» que, de entrada, pulverice el actual Estado de Derecho asentado en la Constitución de 1978. El líder de IU y socio de Podemos, Alberto Garzón, echó mano de su ideario comunista para remarcar también durante este foro celebrado en Zaragozqaa que el objetivo último es que ese «diálogo constituyente» haga de España una «república federal y socialista».

Durante los discursos que precedieron a la intervención de Pablo Iglesias llegó a proponerse abiertamente a «desobedecer la legalidad» en la calle y se apeló a que el derecho de autodeterminación no solo se exprese en Cataluña sino que se pueda extender también al resto de regiones.

España es «un estado plurinacional» fue otra de las expresiones replicada insistentemente por quienes intervinieron en el acto celebrado en Zaragoza, en el que Podemos y sus socios de IU no ocultaron su alianza estratégica con los independentistas catalanes, aunque estos dejaron claro en el mismo acto que no están por la labor de aceptar como solución un estado federal. Como remarcó desde la tribuna el diputado del PDECat Carles Campuzano, no contemplan otra «solución al conflicto» que no sea la independencia.

El líder de En Comú, Xavier Doménech, elevó el tono de las críticas contra el PP, le atacó por haber intervenido las cuentas de la Generalitat y se refirió al ministro Montoro como «imbecilidad supina».

Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau -que tuvo una fugaz presencia en esta asamblea organizada por Podemos-, apeló al «diálogo» con los independentistas y pidió al PSOE y a su líder, Pedro Sánchez, «responsabilidad de Estado» y que escuchen «al 80 por ciento de los catalanes que pide votar». Tras pedir a los socialistas que se unan al frente del «derecho de autodeterminación», Colau incidió en que la solución para Cataluña «tiene que pasar en algún momento por poder votar».

El acto pro-referéndum secesionista celebrado por Podemos en Zaragoza se desarrolló con instalaciones facilitadas por el alcalde de la capital aragonesa, Pedro Santisteve, de la coalición ZEC, integrada por Podemos, IU y grupos minoritarios entre los que figuran los independentistas antisistema aragoneses de Puyalón. A las puertas del pabellón municipal en el que tuvo lugar el foro de Podemos se concentró un nutrido grupo de personas con banderas de España y de Aragón, en contra de los asistentes a este acto. La Policía dispuso de un cordón de seguridad para impedir que los manifestantes entraran al pabellón y, cuando terminó el acto, los agentes prepararon un dispositivo para garantizar la salida de los cargos politicos que se habían congregado. La presencia policial evitó que la tensión pudiera desencadenar enfrentamientos. Lo que sí se produjo fue una agresión aislada, el lanzamiento de una botella de plástico que impactó contra la comunista Violeta Barba, miembro de Podemos y presidenta de las Cortes de Aragón, que no llegó a resultar herida.