Pablo Iglesias, ayer en Tarragona - Efe
Elecciones Cataluña 21D

Iglesias no consigue remontar la campaña de Domènech

El líder de Podemos logra una afluencia de unas 400 personas en un acto en Tarragona de las elecciones de Cataluña del 21D

TarragonaActualizado:

Han pasado casi tres años desde que el 21 de diciembre de 2014 Pablo Iglesias celebraba su primer mitin en Cataluña. Cuatro mil personas desbordaron aquel día el centro deportivo Olímpic Vall d’Hebron. Ada Colau todavía no era alcaldesa de Barcelona y no existía por entonces la confluencia En Comú Podem que llevaría al partido a ser la fuerza más votada en las elecciones generales de 2015 y 2016.

Las elecciones autonómicas son otro cantar. La necesidad de una respuesta nítida sobre la independencia hundió el experimento de Catalunya Sí Que es Pot en 2015 y amenaza con hacer lo mismo con la candidatura de Catalunya en Comú en las elecciones de Cataluña del 21D.

¿Suma Pablo Iglesias en Cataluña? ¿Y la marca Podemos? La presencia de Iglesias en campaña se limitará a dos actos. Uno el próximo día 16 y otro ayer, en Tarragona. Aunque fue un acto más numeroso que otros de esta campaña, el contraste con hace tres años es demoledor. La propia organización cifraba la asistencia en unas 400 personas.

Iglesias intentó impulsar fuerza a un proyecto que se aferra a su papel de «llave» en contraposición a los pobres resultados que se esperan. Su apuesta fue tratar de abrirse un espacio entre ERC y PSC cuestionando a ambos. «No entiendo cómo se pueden hacer políticas progresistas de la mano de Cs y del PP», dijo Iglesias refiriéndose al PSC, antes de criticar a quienes «dicen que la alternativa es la extrema derecha gobernando con Iceta». Y siguió: «Arrimadas de presidenta (abucheos en la sala), Albiol de vicepresidente e Iceta bailando entre los dos». Pero también criticó el nuevo giro de guión en ERC: «Parecía que había modificado algunas cosas y ahora han vuelto al unilateralismo, que parece es muy eficaz durante la campaña», lamentó. «Prometer lo que no se puede cumplir es estafar a los ciudadanos», señaló Iglesias, que criticó que la primera pelea entre los que quieren reeditar Junts Pel Sí es negociar quién va a ser el presidente. «¿Cuál es el siguiente paso? ¿Otra vez exactamente lo mismo que hace dos años? Los mismos protagonistas del procés son conscientes del agotamiento político de su estrategia». El líder de Podemos mostró claramente su preferencia por el tripartito con PSC y ERC porque su óptica es que «hace falta un gobierno en Cataluña comprometido con echar a Rajoy. Un gobierno comprometido con el cambio en España».