El candidato del PSC al 21-D, Miquel Iceta
El candidato del PSC al 21-D, Miquel Iceta - OCM
Entrevista

Iceta: «Es muy fuerte que Junqueras esté en prisión, y Puigdemont en la ópera»

El candidato del PSC a las elecciones catalanas del 21-D expresa, en una entrevista en ABC, que el indulto de los exconsejeros puede servir para cerrar «esta triste etapa» en Cataluña

Actualizado:

En la serie de entrevistas electorales que hoy inauguramos con Miquel Iceta enfrentaremos a cada candidato con lo peor que se dice de ellos con el propósito de poder conocer su verdad más bien guardada.

Esfínteres relajados.

Demasiada homofobia suelta y poco argumento válido cuando tienes que rebajarte al desprecio.

Quien no es padre ni ha pagado nunca nóminas no entiende lo que una sociedad necesita y no está preparado para gobernarla.

Las personas que no tenemos una determinada experiencia solemos poner más interés y atención en escuchar a la gente que aquellos que ya la tienen y creen que nadie les tiene que enseñar nada.

Usted salió del armario para ganar votos.

Cuando expliqué que era gay no estaba claro que diera votos. Yo lo que exijo es respeto y libertad para todos.

Nacionalista.

Soy federalista. Quizá es porque como mi padre es vasco y mi madre catalana, hacerme federalista fue un modo de no tener que elegir.

El PSC de Maragall, demasiado catalanista, fue el huevo de la serpiente de Ciudadanos.

Es verdad que Ciudadanos nace en contra de la inmersión lingüística y de decepcionados de la izquierda. Pero hoy la mayoría de ellos está, como mínimo, en el centro derecha liberal.

La socialdemocracia está agotada.

No está agotada pero necesita renovarse. El valor de la igualdad sigue siendo deseable e importante. Yo lucharé por mantener los tres lados del triángulo mágico: economía de mercado, Estado del bienestar y democracia.

Ustedes los socialistas defienden la igualdad sólo cuando les beneficia.

Todos somos iguales ante la Ley pero la reconstrucción política de Cataluña necesitará de gestos y de generosidad. El indulto puede servir para superar esta triste etapa.

Por el poder haría cualquier cosa, como volver a pactar con ERC.

Cuando pactamos con ERC no estaban por la vía unilateral y legal: y los gobiernos de Maragall y Montilla fueron, con todos sus defectos, mucho más serios, responsables y competentes, que los de Mas y Puigdemont.

Su tripartito con ERC y los comunistas arruinó la economía catalana.

El tripartito que ha arruinado la política y la economía catalanas es el de Puigdemont, Junqueras y la CUP. Me acusan de bailar pero yo nunca bailaré al ritmo de la CUP.

Su Estatut de 2006 fue el origen de todo este desastre.

Si el Tribunal Constitucional no hubiera alterado, con una sentencia torpe e innecesaria, lo que el pueblo de Cataluña votó en referendo, hoy no estaríamos donde estamos. Y si los que recogieron firmas hubieran sabido entonces dónde íbamos a llegar, seguramente no las habrían recogido.

Pujol tenía razón en no querer reformar el Estatut.

Yo creo que merecía la pena ajustar las reglas, pero habría sido mejor reformar primero la Constitución.

Pedro Sánchez es un peligro para la economía y la unidad de España, y por ser presidente pactará con Podemos.

Pedro Sánchez es garantía de renovación democrática y de justicia social.