El barco Moby, conocido como Piolin, atracado en el puerto de Barcelona
El barco Moby, conocido como Piolin, atracado en el puerto de Barcelona - REUTERS

Los hoteles exigen a Interior una estancia mínima para realojar a los policías del Piolín

El barco Piolín se vacía y los agentes se realojarán en otros dos barcos y de nuevo en hoteles

SEVILLAActualizado:

Los cerca de mil guardias civiles y policías que llevan casi dos meses alojados en el barco Mobby Dada, el conocido como Piolín, en el puerto de Barcelona, conviviendo con la tripulación napolitana, con camarotes sin ventilar y menú de rancho, por fin dejarán esta precaria vivienda el jueves. Algunos policías ya fueron trasladados el lunes por la tarde al «Rhapsody», el otro crucero atracado en ese mismo puerto, en el que se hospeda también desde finales de septiembre otra parte del contigente de la llamada «operación Copérnico».

El «Rhapsody» será una de las bases de alojamiento hasta las elecciones de diciembre. En él se hospedan solo policías nacionales, tanto grupos de Unidades de Intervención Policial (UIP) como agentes de las Unidades de Protección y Reacción (UPR) y funcionarios de otras unidades, incluidos algunos mandos. El propio director adjunto operativo (DAO) de la Policía, Florentino Villabona, que se jubila en los próximos días, ha tenido su base de operaciones en este barco. A él se sumará el «Azzura», el otro buque alquilado por Interior que está en el puerto de Tarragona y que se trasladará a la Ciudad Condal, según las fuentes consultadas.

Hoteles de Barcelona, Tarragona y Aragón

Otro grupo de agentes se alojará en hoteles de Barcelona, Tarragona y Aragón. Algunos establecimientos consultados están pidiendo a la Secretaría de Estado de Seguridad que garantice días mínimos de estancia para no perder negocio. «Ahora que han perdido mucha ocupación por lo que está ocurriendo algunos querrán sacar tajada y hacer caja con los policías y guardias», señalan fuentes sindicales.

Según fuentes de Interior, el grueso del dispositivo se va a mantener hasta las elecciones del 21 de diciembre, aunque algunos funcionarios serán relevados para que descansen. Eso sí tendrán la instrucción de regresar de inmediato a Cataluña en cuanto sea necesario.

Despliegue policial fuera del barco /
Despliegue policial fuera del barco /-GTRES

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, confirmó ayer en Sevilla tras inaugurar una jornada de Ayuntamientos y desaparecidos, el fin del Piolín y los traslados de los funcionarios. Este barco pasó de ser el objeto de burlas y chistes por sus pinturas de la Warner al alojamiento más criticado del dispositivo por la comida, la tripulación, la falta de limpieza y ventilación.

En estos casi dos mesesha sido la casa nada acogedora de entre 500 y 600 guardias civiles y de entre 250 y 300 antidisturbios de las plantillas de Bilbao, Valencia, Sevilla, Granada, Málaga y Oviedo. La lista de quejas daría para haber clausurado el hospedaje una semana después de que comenzara, como publicó ABC. El coste del dispositivo y el número exacto de funcionarios que lo integran sigue siendo el secreto mejor guardado. Solo ponerlo en marcha costó cerca de 32 millones.