Guardia Civil y Mossos disparan a un francés de origen árabe que gritó «Alá es grande» en La Junquera

No tiene ninguna relación con redes islamistas. Se puso a rezar y amenazó a los agentes; está herido en la cadera. Su pareja colaboró con la Policía

MadridActualizado:

Un individuo de nacionalidad francesa y origen árabe ha resultado herido esta madrugada por disparos realizados por agentes de la Guardia Civil y se cree que también de los Mossos d'Esquadra en el puesto fronterizo de La Junquera (Gerona), según han confirmado fuentes policiales a ABC. Los hechos ocurrieron pasadas las doce de la noche en un control policial en el último peaje antes de Francia cuando tres agentes de la Guardia Civil dieron el alto a un coche ocupado por dos pasajeros (un hombre y una mujer) de aspecto magrebí.

En el momento en que los funcionarios -que ya habían pedido apoyo- se disponían a identificarlos y a revisar el vehículo, la pareja empezó a actuar de forma extraña, desobedeciendo las órdenes y actuando como si manipularan o escondieran algún objeto. Fue entonces cuando la conductora del coche pide salir del coche para ir al aseo. Una agente de la Guardia Civil la acompañó al baño más cercano, mientras su acompañante seguía dentro del vehículo, un Alfa Romeo.

Un guardia civil se acercó al turismo y le pidió al individuo que viajaba en el asiento del copiloto que bajara. Este accedió; cuando el agente intentó hablar con él fue inútil solo murmuraba en árabe. Pese a ello trató de registrarlo y fue entonces cuando saltaron las alarmas, dado que localizó un objeto sospechoso en su cintura y el sujeto comenzó a hacer aspavientos y a decir con insistencia «Alá es grande».

Ante la posibilidad de que el sospechoso pudiera ser un terrorista e ir armado con algún arma de fuego o portar algún tipo de artefacto explosivo, los agentes optaron por separarse y protegerse. A continuación se le pidió que se tirara al suelo, pero de nuevo no hizo caso a las órdenes. El guardia civil, en ese momento realizó un disparo al aire y el individuo optó por encerrarse en el Alfa Romeo.

Actitud amenazante

Los agentes que estaban en el lugar decidieron cortar la AP-7 en ese tramo por la amenaza que suponía que pudiera tratarse de un terrorista. En ese momento llegaron varias dotaciones uniformadas de Mossos d'Esquadra para ayudar al resto de dotaciones policiales que tenían parado el Alfa Romeo de color blanco con placas francesas.

Durante varios minutos siguieron persuadiendo al individuo de que saliera del coche hasta que decidió salir de nuevo pero se dirigió hacia una de las dotaciones policiales en actitud amenazante, con las manos colocadas como si llevara un arma de fuego.

Tras hacerle unos y otros insistentes peticiones para que cesara esa actitud, uno de los guardias civiles disparó al aire dos veces y realizó un tercer disparo directo al cuerpo del individuo. Posteriormente, agentes de los Mossos también han disparado a este individuo. Una vez en el suelo, el herido se puso a rezar y regresó por segunda vez a encerrarse en el coche.

Cuando estaba dentro, empezó a desnudarse. Una dotación ARRO de los Mossos se dirigió al coche y logró inmovilizar y reducir al sospechoso. Como resultado de estos disparos, el varón resultó herido en la cadera por un único impacto. Las lesiones no revisten «especial gravedad», según fuentes oficiales, si bien el individuo fue trasladado al hospital Trueta de Gerona donde fue intervenido.

Al lugar se desplazaron varias dotaciones de Guardia Civil y de los Mossos. En el coche no se halló dinero ni droga ni material explosivo y, según las fuentes consultadas, el herido no tiene relación con redes islamistas. Según la mujer, ella es la titular del Alfa Romeo; el herido es su pareja y venían de Barcelona. Se dirigían a Francia. Ella no ha sido detenida. No es la primera vez que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad tienen que enfrentarse a una situación similar en los últimos meses. España continúa en nivel de alerta 4. Ayer precisamente se cumplieron tres meses de los atentados de Las Ramblas.