TRIBUNALES

Griñán y Chaves, a un paso de volver a sentarse ante un juez

Viera, el primer aforado del Supremo que desfila por el juzgado, culpa a Guerrero de un ERE

Manuel Chaves y José Antonio Griñán
Manuel Chaves y José Antonio Griñán - JAIME GARCÍA
A. R. VEGA / N. VILLANUEVA Sevilla / Madrid - Actualizado: Guardado en: España

El exconsejero andaluz de Empleo José Antonio Viera inauguró ayer el nuevo paseíllo de los investigados por el Tribunal Supremo ante el juzgado sevillano que instruye el fraude de los ERE. El que fuera diputado del PSOE y luego del Grupo Mixto en el Congreso hasta la pasada legislatura compareció ante la juez María Núñez Bolaños, después de haber perdido su aforamiento, acusado de prevaricación y malversación de fondos públicos, por financiar con 21,6 millones de euros un ERE que afectó a 373 trabajadores de la empresa pública autonómica Egmasa.

Viera repitió el mismo guión para defenderse que ya utilizó en su declaración ante el instructor del Supremo. Intentó zafarse de los pagos bajo sospecha descargando su responsabilidad en su subordinado, el ex director general de Trabajo Francisco Javier Guerrero, otro de los ex altos cargos implicados en esta trama de corrupción que provocó la dimisión del expresidente autonómico José Antono Griñán. Viera pretextó que no conocía esa ayuda ni participó en su tramitación a pesar de que fue autorizada en 2003, siendo él consejero de Empleo. Hay quince investigados (la nueva denominación de los imputados) en este expediente, entre ellos un antiguo liberado sindical incluido en el ERE sin haber trabajado nunca en la empresa.

Tras Viera, los siguientes en pisar el juzgado de instrucción 6 de Sevilla pueden ser los expresidentes de la Junta de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán y el exvicepresidente Gaspar Zarrías, acusados de prevaricar por permitir que durante una década se repartieran ayudas a empresas mediante un sistema «claramente ilegal», según advirtió el Supremo.

Fuentes próximas al juzgado informaron a ABC de que con toda probabilidad el juez Álvaro Martín atenderá la petición de la Fiscalía Anticorrupción para que los exmandatarios y expresidentes del PSOE a nivel federal sean citados, a fin de que puedan ratificarse en su declaración en el Supremo, aportar nuevos datos y evitar cualquier supuesto de indefensión legal en las nuevas diligencias. Tras el nuevo reparto de tareas, la investigación de esta pieza que afecta a 51 ex altos cargos del Gobierno andaluz recae en Álvaro Martín, el juez de refuerzo que examina el denominado procedimiento específico para conceder subvenciones con un fondo dotado de 855 millones de euros entre 2001 y 2010.

Petición de la Fiscalía

En un escrito remitido al juzgado el pasado 25 de enero, la Fiscalía abrió el camino para sus declaraciones exponiendo que era «necesario» oír los argumentos en calidad de investigados de Chaves, Griñán, Zarrías y la exconsejera de Hacienda Carmen Martínez Aguayo, después de que la titular del juzgado sevillano y sustituta de Mercedes Alaya, María Núñez Bolaños, acordara dividir en seis piezas la causa de los ERE.

El pasado martes desfilaron por el juzgado otros dos exparlamentarios aforados por el Parlamento andaluz en la pasada legislatura, los exconsejeros Francisco Vallejo y Manuel Recio, que insistieron en que no sabían nada del sistema de pago de las ayudas, como manifestaron ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Toda la actualidad en portada

comentarios