Soraya Sáenz de Santamaría, en su declaración pública para responder a Puigdemont - EFE

Rajoy advierte a Puigdemont de que le quedan «horas» para volver «con claridad» a la ley

Sáenz de Santamaría lamenta que el presidente de la Generalitat haya decidido seguir adelante con sus planes

MadridActualizado:

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha comparecido este lunes en el Palacio de la Moncloa para advertir al líder independentista, Carles Puigdemont, que le quedan «horas», hasta el jueves a las 10 de la mañana, para decir con claridad que revoca la declaración de independencia y vuelve a la ley, o bien aclarar que no ha habido ninguna declaración.

[Sigue al minuto toda la información sobre la crisis catalana]

El Gobierno ha constatado que, cumplido el primer plazo, este lunes a las 10.00 horas, Puigdemont no ha respondido al requerimiento del Gobierno para responder, con un sí o un no, si ha habido declaración de independencia en Cataluña.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que se ha desplazado a Galicia para ver la situación creada por los incendios, ha contestado por carta a Puigdemont, tras recibir una carta del presidente de la Generalitat, con la que el Ejecutivo da por no respondido el requerimiento.

[Lee íntegra la carta que Rajoy le ha remitido a Puigdemont (PDF)]

La carta de respuesta de Rajoy empieza así: «Lamento profundamente que haya decidido usted como presidente de la Generalitat y como representante ordinario del Estado en Cataluña no contestar el requerimiento remitido el pasado 11 de octubre y, por lo tanto, no aclarar el extremos de si alguna autoridad de la Generalitat ha declarado la independencia de Cataluña».

Volver a la normalidad

Rajoy advierte a Puigdemont de que era una aclaración «absolutamente necesaria». Y envía una advertencia en forma de ultimátum. «Espero que en las horas que quedan hasta que se cumpla el segundo plazo del citado requerimiento responda con la claridad que todos los ciudadanos exigen y el derecho requiere».

«Prolongar esta situación de incertidumbre solo favorece a aquellos que pretenden liquidar la concordia cívica e imponer un proyecto radical y empobrecedor para Cataluña».

En su carta, Rajoy avisa de que «ciertamente, el requerimiento« que le envió supone el paso previo al procedimiento establecido en el artículo 155 de la Constitución, que, «en contra de lo que usted afirma, no implica la suspensión del autogobierno, sino la resturación de la legalidad en la autonomía».

«El requerimiento es ante todo una oportunidad para reconducir el grave deterioro de la convivencia que se vive en Cataluña, para que la Generalitat vuelva a la ley y, a partir de ahí, se recupere la normalidad institucional».

La vuelta a la legalidad, previa para cualquier diálogo, se refiere al orden constitucional y al Estatuto de Autonomía, precisa Rajoy. «Han sido gravemente lesionados por las actuaciones de su Gobierno en las últimas semanas».

Margen para responder

Rajoy aprovecha para rechazar lo que Puigdemont llama «conflicto histórico entre el Estado español y Cataluña». «Nunca en toda su historia los ciudadanos de Cataluña han gozado de más libertades, de más autonomía política y financiera que durante esta etapa democrática».

«Le recuerdo que aún tiene margen para contestar de forma clara y sencilla al requerimiento que le remití el pasado miércoles. Sigue estando en su mano abrir un nuevo periodo de normalidad y lealtad institucional que todo el mundo le está reclamando. En caso contrario, será usted el único responsable de la aplicación de la Constitución», acaba Rajoy en su carta de respuesta a Puigdemont.

El Gobierno, como ha explicado Sáenz de Santamaría, «lamenta» el contenido de la carta de Puigdemont, y que haya decidido seguir adelante con sus planes. El Ejecutivo ve al líder secesionista en manos de los radicales, y empujado a que se aplique el artículo 155.

Sobre el diálogo, la vicepresidenta ha acusado a Puigdemont de no resultar creíble para nadie, pues niega el debate en el Parlamento autonómico y quiere imponer sus posiciones al conjunto de los ciudadanos. El Gobierno de la Nación, ha subrayado la vicepresidenta, tiene una respuesta avalada por la amplísima mayoría del Congreso.

Así, Sáenz de Santamaría ha emplazado a Puigdemont a revocar la declaración, volver a la legalidad y acudir al Congreso de los Diputados a dialogar. «Nadie le niega el diálogo, pero tiene que hacerlo dentro de la ley, con claridad y en el Congreso».

«Puigdemont sigue teniendo en su mano empezar a resolver la situación. Que conteste sí o no hay declaración de independencia, y la revoque. Nadie ha tenido tan fácil una respuesta», ha subrayado.

Respuesta clara

Respecto al artículo 155, Sáenz de Santamaría no ha querido adelantar medidas, pero sí ha dicho que no se trata de suspender la autonomía, sino de reponer la legalidad, porque ha sido Puigdemont el que se ha saltado la ley y el propio Estatuto de Autonomía.

El límite para contestar al requerimiento finalizaba este lunes a las 10.00 horas. Puigdemont contaba desde el pasado miércoles por la tarde con el requerimiento para esclarecer por escrito si había hecho o no una declaración unilateral de independencia.

A partir de hoy se le conceden otros tres días, hasta el jueves 19 de octubre a las 10.00 horas, para rectificar y retornar a la legalidad vigente, puesto que su respuesta no ha sido ni afirmativa ni negativa, lo que para el Gabinete de Rajoy podría significar una confirmación de que la pasada semana declaró la independencia de Cataluña.

El Gobierno ha recordado en las últimas horas que Puigdemont estaba obligado a ofrecer una respuesta clara y sencilla al requerimiento del pasado miércoles en los términos en los que se le ha formulado. Solo esa respuesta evitaría la aplicación del artículo 155.