Íñigo Errejón y Alberto Garzón, juntos en el Congreso este lunes
Íñigo Errejón y Alberto Garzón, juntos en el Congreso este lunes - EFE

Garzón confirma la compra de un piso por 200.000 euros en medio de la polémica por el chalé de Iglesias y Montero

Garzón se ha mostrado «sorprendido» de que la información se haya publicado cuando Podemos se encuentra inmerso en una crisis a causa del inmueble de 600.000 euros de Iglesias e Montero

El líder de IU defiende que no le corresponde opinar sobre decisiones personales de otros

Actualizado:

Alberto Garzón ha confirmado la compra de un piso por valor de 200.000 euros en la localidad madrileña de Rivas Vaciamadrid en plena polémica del chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero. La noticia ha sido adelantada por elconfidencial.com y el propio líder de Izquierda Unida lo ha confirmado en los pasillos del Congreso.

«Llevamos de alquiler un año y estamos en proceso de compra, es cierto lo que se publica, pero creo que entra dentro del ámbito personal», ha señalado Garzón, que se ha mostrado «sorprendido» de que la información se haya publicado cuando Podemos se encuentra inmerso en una crisis a causa de la casa de 600.000 euros que Pablo Iglesias e Irene Montero han adquirido en la zona residencial de La Navata, situada en la localidad madrileña de Galapagar.

El líder de Izquierda Unida, que ha adquirido junto a su pareja el inmueble de 89 metros cuadrados, ha insistido en sus declaraciones a los medios que a él no le corresponde valorar las decisiones personales de Iglesias y Montero, como no ha hecho tampoco con Albert Rivera, Pedro Sánchez o Mariano Rajoy.

En ese sentido, Garzón ha asegurado que la polémica por el inmueble de Iglesias y Montero es un asunto interno de Podemos que no afectará a la decisión de los militantes de Izquierda Unida sobre la confluencia de cara a las próximas elecciones municipales, autonómicas y locales. En su opinión lo que preocupa a los militantes de IU son los objetivos políticos para evitar que el país «lo diseñen en el futuro Rajoy y Rivera».

«Ese objetivo se puede conseguir si somos capaces de armar y articular una confluencia con otras fuerzas aliadas", ha subrayado tras insistir en que ni él ni la militancia de IU tienen que opinar sobre la situación generada en Podemos, y que serán las bases del partido morado, por decisión de su dirección, las que tendrán que pronunciarse. «Ya veremos cuál es la respuesta que da la militancia», ha dicho.