Anna Gabriel, exdiputada de la CUP, en el Parlamento catalán - AFP

El juez ordena la detención de Anna Gabriel tras no comparecer en el Supremo

La exdiputada de la CUP, también imputada por rebeldía, se encuentra fugada de la justicia en Suiza

Actualizado:

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha ordenado la detención y puesta a disposición del Tribunal Supremo de Anna Gabriel ante su incomparecencia este miércoles en el Alto Tribunal «sin alegar causa legítima que se lo impida».

Como informó ABC, el magistrado alude al artículo 487 de la Ley de Enjuicimiento Criminal, que señala que «si el citado (...) no compareciere ni justificare causa legítima que se lo impida, la orden de comparecencia podrá convertirse en orden de detención».

Sin embargo, al no especificar que la orden detención ha de ser internacional, tal y como está redactada parece que se ceñiría solo al territorio nacional, explicaron fuentes del Supremo.

Previamente, la Fiscalía había solicitado al juez Pablo Llarena el ingreso en prisión y la detención preventiva de la exdiputada de la CUP, fugada en Suiza de la Justicia.

La solicitud de la Fiscalía era el paso previo para poder reclamar la entrega de Anna Gabriel. El Ministerio Público había solicitado al magistrado que dictara auto de prisión provisional, para que una vez acordada esta decisión, proceda a cursar la orden de busca y captura internacional y la detención preventiva de la investigada. El juez sólo hace mención a la detención sin aludir al ingreso en prisión de la dirigente de la CUP.

Esto es necesario para poder cursar después de la demanda de extradición, el procedimiento necesario para reclamar la entrega a Suiza, pues este país no forma parte de la Unión Europea. Ahora Gabriel se encuentra en busca y captura.

La exdiputada de la CUP se encuentra señalada por informes policiales, que la ubican como una pieza clave en el equipo decisorio que impulsó el proceso independentista ilegal. El juez Llarena manejará los plazos: primero ordenará la detención de la exdiputada de la CUP y después, sin que tenga que ser de forma inmediata, reclamará su entrega. Podría esperar para ello incluso al auto de procesamiento, en el que se definirán ya de forma concreta los indicios que pesan sobre ella tras cuatro meses de investigación.