JAIME GARCÍA

La Fiscalía pide 50 años de cárcel para cada uno de los siete agresores de Alsasua

La Audiencia Nacional apreció indicios de terrorismo en el ataque a los dos guardias civiles

Actualizado:

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado 50 años de prisión para los siete agresores de Alsasua, que el pasado 15 de octubre de 2016 dieron una paliza a dos guardias civiles y sus parejas en un bar de la localidad navarra. El Ministerio Público pide doce años y medio de cárcel por cada una de las agresiones, por un delito de lesiones terroristas.

Para una octava acusada, que estuvo presente en el ataque, la Fiscalía pide doc años y medio por amenazas terroristas. La juez investigadora apreció indicios de terrorismo en el ataque.

Los siete acusados que se enfrentan a 50 años de prisión son Jokin Unamuno, Adur Ramírez, Aratz Urrizola, Julem Goicoechea, Jon Ander Cob, Iñaki Abab y Oihan Arnanz, todos los cuales ingresaron en prisión de forma preventiva en un primer momento. Ahora solo tres continúan encarcelados. La octava acusada a la que solo atribuyen un delito de amenazas terroristas es Ainara Urquijo. «Esto es lo que vais a tener cada vez que bajéis», les expresó a los agredidos. A un octavo, Aritz Urdangarín, la Sala de lo Penal dejó sin efecto el procesamiento al considera que solo se burló de los agentes sin participar en el ataque.

En el auto de procesamiento la magistrada concluyó que los nueve investigados insultaron y golpearon a los agentes «única y exclusivamente» por ser guardias civiles. La juez aprecia que el ataque fue un acto terrorista porque los agresores buscaron «atemorizar a colectivos que no comparten sus ideas, generando una grave alteración para la paz pública». La magistrada y el fiscal enmarcan el ataque en la campaña hostil que grupos abertzales mantienen contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en el País Vasco y Navarra, una actividad que en Alsasua practica el movimiento Ospa Mugimendua, al que están vinculados varios agresores. Uno de los agentes necesitó ser operado de un tobillo que le rompieron.

Según el relato de la magistrada, los procesados intimidaron e increparon a los dos agentes y sus parejas cuando les reconocieron en el bar Koxka de Alsasua, pasadas las tres de la mañana. Después de gritarles expresiones como «tenéis lo que os merecéis» o «putos pikoletos», pasaron a golpearles, obligándoles a salir del bar. Fuera, unas cuarenta personas «continuaron insultándoles y golpeándoles».

Los guardias civiles, uno de los cuales necesitó ser operado por la fractura abierta del tobillo, identificaron a los nueve agresores que fueron procesados en una rueda de reconocimiento y describieron su participación en el salvaje ataque. Los nueve, que tienen entre 19 y 22 años salvo uno de 30 años, estarían integrados en el movimiento de la izquierda abertzale «Ospa Mugimendua». Dos de ellos, Jokin Unamuno y Adur Ramírez, serían dos de los principales promotores de este colectivo hostil contra la Guardia Civil.