Amigos del asesinado, en el cementerio zaragozano del Torrero - EFE / Vídeo: El detenido por la muerte de Víctor Laínez dejó tetrapléjico a un policía en 2006

El ultraizquierdista detenido, de la fascista «corte» de Pinochet a icono de la extrema izquierda española

El detenido por el crimen de odio en Zaragoza, nieto de un significado oficial de la dictadura chilena

ZaragozaActualizado:

El abuelo, un oficial chileno estrecho colaborador del dictador Augusto Pinochet y alto cargo del régimen de corte fascista que instauró; el nieto, un violento icono de los antisistema y de la ultraizquierda jaleado como víctima tras ser encarcelado por dejar tetrapléjico a un guardia urbano en Barcelona en 2006, y ahora detenido en Zaragoza por el asesinato de un hombre que vestía unos tirantes con la bandera de España. Son los extremos contrastes del linaje familiar de Rodrigo Lanza Huidobro, el antisistema acusado de matar a golpes a Víctor Laínez, de 55 años. Le dejó en muerte cerebral el viernes de la semana pasada y falleció este martes.

Por la tetraplejia provocada al guardia barcelonés, Lanza acabó en la cárcel. La izquierda radical, independentista y antisistema salió en su favor. Le elevó a la categoría de «mártir» de un supuesto complot policial y judicial. La campaña encontró remate en el documental «Ciutat Morta», de Xavier Artigas y Xapo Ortega, con el que obtuvieron 7.000 euros de premio del Ayuntamiento de Barcelona en la etapa de Xavier Trías. El documental desarrolla el relato victimista que potencia a Rodrigo Lanza.

Otros casos: «Alfon» y Bódalo

El fenómeno se asemeja a la imagen fomentada desde IU, Podemos y Ahora Madrid con su apoyo al joven radical «Alfon» –Alfonso Fernández Ortega–, condenado a cinco años de prisión por llevar explosivos en la jornada de huelga general del 14 de noviembre de 2012. Al sindicalista Andrés Bódalo, encarcelado por agresión, también se le ensalzó desde la izquierda más rotunda. En su defensa salió el propio líder de Podemos, Pablo Iglesias.

En el documental que promocionó a Lanza intervinieron, entre otros, el exdiputado independentista de la CUP David Fernández. Y también el abogado Jaume Asens, actual teniente de alcalde de Ada Colau y que se implicó como letrado defensor en la causa en la que fue condenado Lanza. El joven fue aupado en aquel momento desde las plataformas de ultraizquierda y antisistema barcelonesas, y luego le arropó la misma atmósfera cuando, tras salir de la cárcel, decide irse a vivir a Zaragoza.

Rodrigo Lanza se curtió en la radicalidad okupa, pero viene de cuna acomodada, favorecida por la posición de su abuelo golpista. Años después del fin de la dictadura, la hija del almirante y madre de Rodrigo, Mariana Huidobro, prefirió instalarse en Europa con sus hijos de corta edad; primero Milán, luego Barcelona. Hace tres años, en un rotativo chileno,ella se declaró «de izquierdas» desde «siempre».

Vínculos sociopolíticos

En Zaragoza, Rodrigo Lanza asumió cierto rol de liderazgo en movimientos radicales. Ha sido asiduo del centro okupa «Kike Mur», en cuya web se da cobertura a otros colectivos próximos a ZEC, la coalición Podemos-IU del alcalde Pedro Santisteve. Entre esos colectivos, el Grupo Derechos Civiles 15-M de Zaragoza y el Colectivo de Apoyo a Presas en Aragón (CAMPA). Las dos entidades se han beneficiado de donaciones de ediles de ZEC. El Grupo 15-M también es el promotor de las polémicas «fiestas» antipoliciales que han contado con apoyo municipal.

En 2016, el Grupo 15-M y CAMPA participaron activamente en la presentación de un libro en defensa y elogio de Rodrigo Lanza, acto que tuvo lugar en la librería «La Pantera Rosa», próxima también a ZEC. Antes, en 2015, Lanza protagonizó actos divulgativos que secundaron colectivos próximos a Podemos e IU en Zaragoza –llegaron a ser promocionados en las redes por el actual teniente de alcalde Alberto Cubero y por el hoy líder regional de Podemos, Nacho Escartín–.

Ayer, ZEC acabó sumándose a una declaración de condena pactada por todos los grupos políticos municipales. Fue después de que la coalición de Santisteve recibiera un aluvión de críticas en las redes sociales, acusada de tibieza por cómo se expresó en un principio ante el crimen. Y Pablo Iglesias, que en 2015 se reunió con la madre de Rodrigo Lanza, ayer expresó su «máxima condena a cualquier forma de violencia».