TV3 emitiendo un programa en directo del referéndum del 1-O en Plaza de Cataluña - JAIME GARCÍA
Cataluña

La falta de neutralidad de TV3 llega a Europa

La Comisión de Peticiones europea estudia un informe que muestra «reiteradas infracciones e irregularidades de los medios de comunicación públicos de Cataluña»

BARCELONAActualizado:

La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo ya tiene sobre la mesa una «muestra de las reiteradas infracciones e irregularidades que los medios de comunicación públicos en Cataluña, dependientes de la CCMA, cometen invariablemente, faltando a las normas deontológicas de la profesión periodística, al Libro de Estilo de la CCMA y a todo un conjunto de normas que pretenden salvaguardar la neutralidad, imparcialidad y objetividad informativas».

El abogado gerundense y exdiputado del PP en Cataluña Sergio Santamaría ha remitido al Parlamento Europeo un detallado informe -al que ha tenido acceso ABC- en el que se concretan estas «reiteradas infracciones» que se emiten, en su opinión, en los medios de comunicación públicos de la Generalitat, TV3 y Catalunya Ràdio, principalmente, televisión y radio que forman parte de la Coporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA).

En el informe se reclama que las autoridades europeas «tomen las medidas que consideren oportunas para evitar que los medios de comunicación que dependen de la CCMA sigan siendo utilizados por el gobierno de Cataluña como un instrumento partidista a sus servicio y al servicio de la independencia de Cataluña (...) y garantice que estos medios ofrezcan una información imparcial, veraz y honesta, dando voz a todas las sensibilidades» que conviven en Cataluña.

En definitiva, Santamaría ha pedido al Parlamento Europeo que actúe para que TV3 y Catalunya Ràdio sean «despolitizadas». La solicitud se presentó el pasado 1 de abril y desde el día 13 la Comisión de Peticiones estudia su admisión a trámite, que conllevaría, entre otras medidas, la exposición de los hechos en el mismo Parlamento Europeo y la solicitud de información a la parte afectada.

Ristra de «irregularidades»

¿A qué «infracciones» se refiere el peticionario? Ninguna es novedad pero todas son graves, desde su punto de vista, y que a medida que han ido sucediendo han supuesto una crítica pública por entidades civiles (como Societat Civil Catalana, por ejemplo), asociativas de profesionales (los trabajadores de TV3, el Sindicato de Periodistas de Cataluña o el Grupo de Periodistas Pi i Margall) o de partidos políticos (como el PP y Cs, principalmente, pero también el PSC).

Entre los ejemplos que Santamaría describe en su queja figuran el nombramiento de Vicent Sanchis como director de TV3, la quema de un ejemplar de la Constitución en el programa matinal de información de la televisión pública autonómica «Els Matins», los insultos que el presentador de «El Foraster» lanzó contra «los españoles», la posible manipulación de la información en el programa infantil «Info-K», las «desequilibradas» tertulias de los programas de TV3, la sancionada (por la Junta Electoral Central) actuación de Mònica Terribas al frente del programa matinal de Catalunya Ràdio, el elogió que recibió el exterrorista Carles Sastre en el programa de tertulia de las noches en el canal de información continua 3/24, el uso de una camiseta por parte de la presentadora del programa «FAQS» en favor de Carles Puigdemont o, entre otros ejemplos, la desproporcionada diferencia, en opinión de Santamaría, en el seguimiento de las actividades de la ANC y Òmnium Cultural con relación a Societat Civil Catalana.

Un mastodonte de televisión

La CCMA (que incluye a TV3 y Catalunya Ràdio, principalmente) tiene un presupuesto de 307 millones de euros para 2017 -prorrogado provisionalmente para 2018-, de los que más de 230 millones de euros son dinero público procedentes de las arcas de la Generalitat, y cuenta con una plantilla de unos 2.000 trabajadores. Además, la CCMA participa en un 30% en la Agència Catalana de Notícies (ACN), una especie de agencia Efe pública y cuyo servicio se engloba en la visión de «estructura de país» que llevan poniendo en práctica los distintos gobiernos autonómicos.

Aunque están lejos las audiencias de más de un 20% del share para TV3, que obtenía hasta 2003, en los últimos nueves meses la televisión autonómica ha recuperado algo del terreno perdido y abril lo ha cerrado con un 15,1% de cuota de pantalla, 5,5 puntos más que en abril de 2017 y tres décimas más que en marzo de 2018.

En el PP acusan a los partidos independentistas de haber convertido TV3 en una televisión exclusiva para los defensores del imaginario nacionalista. De ahí la importancia de su intervención en base al artículo 155 de la Constitución y que, pese a que el Gobierno de España lo propuso en su oferta al PSOE, estos lo rechazaron para llegar a un acuerdo en el Senado con los populares y Cs.