Juicio contra Eneko Gogeaskoetxea
Juicio contra Eneko Gogeaskoetxea - EFE

Un exjefe de ETA niega su participación en el atentado contra el cuartel de Comillas en 1997

Eneko Gogeaskoetxea, que se propuso asesinar al Rey Juan Carlos, se enfrenta a 178 años de prisisión

MadridActualizado:

Este martes ha comenzado en la Audiencia Nacional el juicio contra el etarra Eneko Gogeaskoetxea, considerado uno de los máximos responsables de la banda terrorista, por perpetrar un atentado frustrado contra el cuartel de la Guardia Civil del municipio cántabro de Comillas el 19 de agosto de 1997.

El Ministerio Fiscal lo acusa de un delito de tenencia de explosivos, otro de estragos terroristas en grado de tentativa y once delitos más de asesinato terrorista en la modalidad de tentativa. Por todos ellos pide para él una pena de 178 años y 6 meses de prisión. Además, solicita que el tribunal lo condene a indemnizar a las personas que sufrieron daños psicológicos como consecuencia del atentado, que no se cobró ninguna víctima mortal.

Según el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, Gogeaskoetxea tenía la intención de lanzar tres granadas de tipo cohete y de un calibre de 83 milímetros contra el cuartel de la Guardia Civil –en el que se encontraban 11 personas, todas ellas guardias civiles o sus familiares– a fin de «matar a cuantas personas hubiere y provocar su destrucción». Un objetivo que afortunadamente no llegó a consumarse por defectos en la confección de los explosivos.

En concreto, una las granadas estaba mal soldada y los percutores de las otras dos no se presionaron lo suficiente, motivo por el que se frustró la explosión. Según el relato de la Fiscalía, los dispositivos tenían capacidad para penetrar hasta 300 milímetros de acero de blindaje y 1.000 milímetros de hormigón.

Atentado contra el Rey

Durante su declaración, Gogeaskoetxea ha negado su participación en los hechos, si bien solo ha respondido a las preguntas de su letrado pues, acogiéndose a su derecho a la defensa, ha rehusado responder al interrogatorio de la acusación pública.

Quién sí lo ha hecho ha sido el etarra Kepa Arronategui, que junto a él integraría el comando Katu, encargado de la perpetración del atentado. Ya condenado por estos hechos y en calidad de testigo, ha declarado desde la prisión de Almería, si bien ha afirmado que Eneko Gogeaskoetxea no formaba parte del grupo encargado de atentar contra el cuartel. Ha manifestado que lo integraba otra persona, si bien no ha desvelado su identidad.

«¿Sabía que podía causar la muerte de alguna persona?», le ha preguntado el representante del Ministerio Fiscal, a lo que Arronategui ha asegurado que sí, si bien ello formaba parte de la lucha armada de ETA, ha justificado.

Tras su declaración por videoconferencia, en la que ha señalado que recibió presiones policiales para inculpar a Gogeaskoetxea en los hechos, el juicio ha quedado suspendido hasta mañana, cuando continuará el interrogatorio del resto de testigos.

Considerado uno de los máximos dirigentes del aparato militar y logístico de ETA, Eneko Gogeaskoetxea se encuentra en prisión por la comisión de varios atentados, entre ellos el perpetrado en 1997 durante la inauguración del Museo Guggenheim de Bilbao, cuando se propuso asesinar al Rey Juan Carlos.

Hermano del también etarra Ibon Gogeaskoetxea, ex responsable militar de ETA, fue detenido en Cambridge (Reino Unido) en 2011, cursándose posteriormente su extradición a España. Actualmente acumula una condena que supera los 150 años de prisión.