España

España unida grita: «No tinc por!» («¡No tengo miedo!»)

Don Felipe y todas las autoridades se suman a un emocionado minuto de silencio en el centro de la ciduad

El Rey, Rajjoy y Puigdemont presidieron el minuto de silencio de este jueves en la Plaza Cataluña de Barcelona
El Rey, Rajjoy y Puigdemont presidieron el minuto de silencio de este jueves en la Plaza Cataluña de Barcelona - EFE

Fue un grito espontáneo -«No tinc por» (No tengo miedo)-, una manera de reconfortarse y superar el duelo de manera colectiva tras la pesadilla del jueves. Fueron decenas de miles los ciudadanos que se concentraron ayer en la plaza de Cataluña, a pocos metros de donde sucedió el atropello, para sumarse al minuto de silencio en memoria de las víctimas convocado por las instituciones, en una buscada imagen de unidad tras la jornada negra del jueves. Tras el dolor del día anterior, un momento para honrar a las víctimas.

Con la plaza completamente llena -según la Guardia Urbana, asistieron cerca de 100.000 personas-, el acto estuvo presidido por el Rey Don Felipe, secundado por una comitiva instituacional formada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría; ministros del Gobierno; consejeros de la Generalitat; los principales líderes políticos -entre estos Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Podemos) y Albert Rivera (Cs)-; autoridades militares; representantes del cuerpo consular; el arzobispo de Barcelona; y, de manera significativa, representantes de la comunidad musulmana de Barcelona y Cataluña.

Correspondiendo a la imagen de unidad institucional que finalmente trasladaron las autoridades, la ciudadanía respondió con aplausos la entrada y salida de Don Felipe y de los representantes políticos, un significativo gesto de reconocimiento en una época de crispación y turbación política. Al finalizar el minuto de silencio, y tras un largo aplauso, se pudo ver al Rey hablando en un corro en el que estuvieron, entre otros, los presidentes Rajoy y Puigdemont, así como el líder del PP catalán, Xavier García Albiol.

Hermandad

Después de que en la trágica tarde del atentado las reuniones que por separado mantuvieron los representantes institucionales catalanes y los del Gobierno no transmitiese precisamente la imagen de unidad buscada, el minuto de silencio de plaza Cataluña corrigió esta situación. La reacción de los barceloneses con sus aplausos vino a ser una señal inequívoca de cómo espera la ciudadanía que se conduzcan sus representantes. En plaza Cataluña, excepto dos casos puntuales, no se vio una sola bandera. «No es momento para nada más que no sea acordarse de los que han fallecido y reconfortar a sus familiares», expresaba uno de los asistentes que se había desplazado desde el interior de Cataluña solo para acudir al acto. Junto a él, y en una imagen que ya es la característica de esta cosmopolita Barcelona , una emocionada mezcla de extranjeros y locales hermanados por el dolor.

La imagen de unidad institucional que se pudo ver en la primera fila de autoridades en plaza Cataluña se trasladó luego a la sede de la Consejería de Interior de la Generalitat, donde Rajoy y Puigdemont, junto a la vicepresidente Sáenz de Santamaría y el ministro Zoido, presidideron la reunión de un gabinete de crisis finalmente celebrado de manera conjunta.

Allí, el jefe del Ejecutivo español trasladó a la Generalitat catalana la necesidad de ser capaces de «trabajar juntos» y «como un equipo» contra lo que Rajoy definió como el primer problema de Europa, el terrorismo. «Que sepan que la ayuda del Gobierno la tendrán siempre», apuntó Rajoy dirigiéndose a todos los funcionarios públicos.

Por su parte, Carles Puigdemont destacó la «admirable» respuesta de la sociedad ante los atentados terroristas, «reconquistando» la normalidad y el espacio público «para ganar la batalla al terrorismo». «Compartimos con Rajoy la gratitud a los Cuerpos de Seguridad que trabajan intensamente para minimizar los efectos de la acción (terrorista), perseguir a los culpables y prevenir. Gracias a su esfuerzo y sacrificio podemos vivir en paz y libertad», manifestó el mandatario catalán.

Concentración en Madrid

Además del acto principal en la plaza Cataluña de Barcelona, las muestras de duelo y de solidaridad con la capital catalana se extendieron por toda la geografía española, así como a otras ciudades europeas. En Madrid, por ejemplo, en la escalinata principal del Congreso de los Diputados se dieron cita la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, y varios portavoces de grupos parlamentarios. A los políticos se sumaron ciudadanos y turistas a las puertas de ayuntamientos de toda España convocados por la Federación Española de Municipios y Provincias, así como en puestos de trabajo.

Toda la actualidad en portada

comentarios