La Ertzaintza frustra un suicidio colectivo de un grupo de jóvenes

Muchos jóvenes ignoran los verdaderos riesgos que se esconden detrás de las redes sociales, donde...

Actualizado:

Muchos jóvenes ignoran los verdaderos riesgos que se esconden detrás de las redes sociales, donde se relacionan abiertamente con desconocidos, que utilzan su poder de persuasión para manipular a otros adolescentes. Sus víctimas suelen ser jóvenes con problemas de adaptación. Los captan a través de chats. Como le ocurrió a la menor vasca, que empezó tonteando con un chico y terminó formando parte de un macabro grupo que preparaba un suicidio colectivo. La perversa trama planeaba quitarse la vida a finales de año. Pero todo se adelantó cuando se identificó al inductor principal, el joven argentino de 17 años que había creado incluso perfiles falsos para dar la sensación de tener más seguidores. Decidió adelantarlo para que el suicidio coincidiese con la muerte de una amiga suya. El inductor animaba a sus miembros a autolesionarse haciéndoles una especie de chantaje.-Redacción-