El vicepresidente del Senado y expresidente de La Rioja, Pedro Sanz
El vicepresidente del Senado y expresidente de La Rioja, Pedro Sanz - IGNACIO GIL

Elecciones 2016Pedro Sanz: «Nuestro adversario es el PSOE; los demás son producto del viento»

El vicepresidente del Senado considera que la corrupción hace daño «sobre todo en lo personal», pero prefiere que actúe la justicia a las «penas de telediario».

MadridActualizado:

Acaba de cerrar la XI Legislatura en el Senado, a la espera de un Gobierno que nunca llegó a formarse.

¿Cree que han sido cuatro meses perdidos?

Sí que lo han sido si ponemos como conclusión que no ha habido gobierno. Pero nos han servido para saber que es necesario que el legislador resuelva los vacíos que se han producido; en Navarra, en dos meses el más votado forma gobierno si no hay acuerdo. A los ciudadanos les ha servido para conocer mejor a los partidos y a sus líderes. Y los dirigentes se han dado cuenta que los vetos traen malas consecuencias.

¿Se puede considerar un fracaso de la política?

Creo que sí; los políticos tenemos que aprender de los nuevos tiempos. Lo que no era normal, que haya entendimiento entre los dos grandes partidos, PSOE y PP, ahora habrá que verlo como habitual. Igual que hubo un pacto PSOE-PP en el País Vasco, ¿porqué no puede trasladarse al resto de España?

En el Senado el PP tenía mayoría absoluta. ¿Se repetirá?

El hecho de que el Senado tenga mayoría absoluta también es una cosa buena si el Congreso no la tiene, porque supone un equilibrio.

¿Qué le diría a quienes dicen que el Senado se debe suprimir?

A quien me diga que no hace falta reformar el Senado, le diría que es un error, pero el que defienda que es una Cámara inútil, también está equivocado. Si perdiésemos el Senado perderíamos la esencia de esa diversidad que tiene España. Ahora la representación del Senado es provincial, y quizá hay que dar un paso para que los gobiernos de las comunidades autónomas tengan mayor peso. Al Senado hay que decir: «Si, pero no así».

¿Al PP le será suficiente en campaña repetir el mensaje económico?

Desde mi visión, el PP ha sido el único partido que ha puesto sobre la mesa un proyecto político. Venimos de una legislatura donde hemos sido capaces de cambiar lo que era crisis económica y destrucción de empleo a una situación de crecimiento. Y esa senda hay que continuarla.

Pero aún así se perdieron 3,6 millones de votos.

Se han producido situaciones que han complicado la vida de los españoles y han generado cabreo. Unas han tenido que ver con la crisis económica y otras con la corrupción, que afecta a todos los partidos y con nosotros se han fijado más porque éramos el partido del Gobierno. Y hemos tenido un presidente del Gobierno que ha llevado a cabo políticas impopulares que le han costado votos, pero ha salvado a España, y eso se le reconocerá en el futuro.

Ahora se está pidiendo renovación en el PP.

Cuando las cosas van mal, todo el mundo dice: «Hay que renovar»; cuando van bien, nadie dice nada. Claro que es necesario que un proyecto político se renueve, pero conjugando la experiencia con la juventud. Hay quien dice: «Que se renueve Rajoy»... ¡pero si solo lleva cuatro años de presidente! Habrá que cambiar incluso las formas de funcionamiento de los partidos; pasará, estoy seguro, en el PP en el próximo congreso. Y es necesario que vengan generaciones nuevas; pero los políticos no salen de la universidad: se hacen. Hay que invertir en la política.

¿Ve al presidente fuerte para las próximas

Creo que ahora ha salido fortalecido. Cuando Sánchez planteó el tema de su investidura, yo le pregunté: «Presidente, ¿no te habrás equivocado?». Y él me dijo: «Al final veremos, posiblemente se estrelle». Y se ha estrellado. Hay que descubrirse: y estoy seguro que lo hemos criticado todos, de mi partido todos.

¿Cómo se sobrevive a levantarse cada mañana con un nuevo caso de corrupción?

Es un tema muy duro, que te hace daño en lo personal porque a veces se produce con gente que son compañeros tuyos. Hay que ver las cosas con mucha serenidad y contundencia a la hora de condenar y apartar de la vida política a estas personas.

¿Qué haría con Rita Barberá?

Estamos en un momento en el que alguien aparece por corrupción en cualquier titular y ya le hemos condenado. Hay una justicia que actúa, y si al final esa persona es condenada, el tema está claro. Pero se han producido casos contrarios: hace unos días el de la exalcaldesa de Jeréz, María José García Pelayo, cuyo caso ha archivado el Supremo ¿Y ahora qué? Hay casos en que a uno le han pillado con la pistola en la mano; pero en otros, cuando alguien te dice: «Ten la seguridad que yo no», pues hay que ser prudente.

¿Por qué quiere que en campaña se hable del año de nuevos gobiernos en municipios y comunidades?

Es momento de hacer balance de partidos emergentes, coaliciones, tripartidtos, cuatripartitos..., se ha producido más una unión contra el PP que una unión con un proyecto de ciudad o de región. Hay lugares en que gobierna Podemos y todo lo que se prometía no se corresponde con la realidad.

Según el CIS, los electores están muy decepcionados con la política. ¿Tiene que ver con la nueva política?

Y con lo mal que lo hemos hecho los políticos. Hay que hacer autocrítica, volver a conectar con los ciudadanos, corregir vicios.

¿Cuál es el mayor adversario del PP, C’s que le resta votos, o Podemos que quiere cambiar el sistema?

Nuestro adversario siempre es el PSOE. Los demás acaban de nacer, y son producto del viento que surge en un momento determinado, que les puede tirar y puede vapulearlos.

¿Contempla la posibilidad de que se repitan resultados, fracasen los pactos, y se vaya a terceras elecciones?

Espero que no; no nos lo perdonarían los ciudadanos. Ocurra lo que ocurra, creo que habrá gobierno después del 26-J.