Dolor en Sanfermines por el asesinato de Miguel Ángel Blanco

En señal de luto y homenaje al joven concejal de Ermua ejecutado por ETA se suspendieron las fiestas

Al igual que el resto de España, los navarros salieron a las calles para pedir la liberación del concejal de Ermua, Miguel Ángel Blanco, secuestrado por ETA. El entonces presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, el delegado del gobierno,Francisco Javier Ansoategui, la presidenta del Parlamento, Lola Eguren y alcaldes de los principales pueblos de Navarra se concentraron el 11 de julio en la plaza del Ayuntamiento de Pamplona en protesta por el secuestro del joven edil. La noticia del asesinato de Miguel Ángel Blanco conmocionó a la ciudad, que en señal de duelo se quitó su pañuelo rojo La verja del Ayuntamiento de Pamplona se convirtió en un símbolo del dolor Otras estatuas de Pamplona también se tiñeron de rojo en homenaje a Miguel Ángel Blanco La corrida de toros se suspendió tras el atentado, así como otros actos de los Sanfermines En la Plaza de Toros se guardó un minuto de silencio Un hombre increpaba así a los del tendido de sol que protestaron por la suspensión de la corrida de toros Hubo enfrentamientos violentos por la suspensión de los actos tras el atentado a Miguel Ángel Blanco. Choques entre radicales y sanfermineros Un radical vasco manchado con su propia sangre tras los disturbios aplaudía Hubo detenciones de radicales La indignación por la cobarde acción de ETA se vivió con virulencia en las calles de Pamplona Un manifestante prendió fuego a un periódico Egin