PNV y Ciudadanos comparten un banco del Congreso
PNV y Ciudadanos comparten un banco del Congreso - EFE

El PNV dice que es Rivera el que sabotea los Presupuestos

Los vascos acusan a Cs de desgastar al PP a su costa y el Gobierno cree que Rivera es su mayor escollo para los PGE

MadridActualizado:

El PNV ya no disimula su absoluto desprecio hacia Ciudadanos, un partido al que hasta ahora ignoraba por ser marginal en el País Vasco, sin escaños en el Parlamento de Vitoria, pero al que ya otorga hechuras de rival en la arena política de Madrid. La ofensiva de Albert Rivera reclamando al Gobierno de Mariano Rajoy que rompa su relación privilegiada con el PNV ha hecho que los nacionalistas pasen al contraataque, conscientes de que la postura rígida de Cs estrecha sus opciones de seguir pactando para su beneficio.

El Congreso vivió ayer el último enganchón entre los «socios» de Rajoy evidenciando el inestable eje sobre el que se asienta la legislatura. El PP está convencido de que tanto a PNV como a Cs les interesa aprobar las cuentas y seguir adelante, pese a todo.

La guerra es a varias bandas. El portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, recriminó ayer al Ejecutivo que le «regalara» al PNV un «cuponazo injusto e insolidario» a cambio de apoyar los Presupuestos que, según dijo, ahora tiene «bloqueados» el partido vasco por la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña. Ylos nacionalistas vascos recriminaron que Rivera les utilice para desgastar al Gobierno y aseguraron que el que está «bloqueando» los Presupuestos es Ciudadanos y no ellos.

Su portavoz, Aitor Esteban, salió ofuscado de la sesión de control porque Girauta acusó al Gobierno de «pastelear» con el PNV y le exigió que corte su relación ahora que Sabin Etxea ha presentado su propuesta de reforma del Estatuto vasco, un «Plan Ibarretxe 2», según Rivera, por el que los nacionalistas cuartean la soberanía nacional. «Se basan en la mentira», denunció Esteban, que le devolvió el golpe a Ciudadanos, acusándoles de boicotear la legislatura.

Pendientes de Cataluña

Rivera ha dejado en suspenso el pacto sobre los Presupuestos que alcanzó con el PPa finales del año pasado, pero para el que ha puesto nuevas condiciones:entre otras, la equiparación salarial de los policías y guardias civiles y la renuncia de la senadora popular Pilar Barreiro, de Murcia, por estar vinculada a la trama Púnica. El PNV, que no retomará el acuerdo presupuestario mientras siga vivo el 155 en Cataluña, insiste en que ellos ni siquiera han empezado a hablar, pero que en cuanto decaiga el precepto constitucional se sentarán en la mesa. Aún hay tiempo, señalan fuentes de la dirección nacionalista, dejando claro que entrarán a hablar en cuanto se retire y que el Ejecutivo podrá volver a contar con el PNV para sacar adelante las cuentas. Pese a lo intrincado del conflicto catalán, los nacionalistas vascos, igual que La Moncloa, creen en que en los próximos días la situación se aclarará y el independentismo prescindirá de Carles Puigdemont. «Aún hay tiempo», corroboran en el Gobierno, dando por sentado que el juego sigue.