El diario alemán que entrevistó a Puigdemont defiende la democracia española frente al secesionismo

A pesar de las palabras del expresidente de la Generalitat, el reportaje comienza con la siguiente frase: «Franco está muerto desde 1975, España es una democracia abierta y sin embargo la melodía del separatismo suena bastante romántica»

BerlínActualizado:

El «Süddeutsche Zeitung», primer medio alemán al que el expresidente de la Generalitat Carles Puigemont concede una entrevista tras salir de prisión, publicó este lunes un artículo en el que defiende la democracia española mientras critica el movimiento separatista y que el Gobierno de Mariano Rajoy no supiera evitar la crisis.

Bajo el título «Saga catalana de víctima», el diario, tras hora y media de encuentro con Puigdemont en la sede del bufete de abogados que intenta frenar su extradición a España, apenas recoge una decena de frases de Puigdemont en un largo artículo que adelanta su edición digital.

En la entrevista, Puigdemont ha defendido que debería estar «en el Palau de la Generalitat» porque es «la voluntad de los catalanes y del Parlamento» y afirma que volvería voluntariamente a casa «si el Gobierno español se compromete a reconocer los resultados de las elecciones del 21 de diciembre». En este sentido, el líder independentista niega el derecho del Gobierno de España a cesarlo, por lo que sigue considerándose presidente.

A pesar de las palabras de Puigdemont, el reportaje comienza con la siguiente frase: «Franco está muerto desde 1975, España es una democracia abierta y sin embargo la melodía del separatismo suena bastante romántica, sobre todo en Berlín».

En esta línea, critica que Puigdemont con sus actuaciones ha conseguido que Alemania se haya convertido en un actor de la política interna española, pero incide que España ha sido descrita por «The Economist» como una democracia modelo y es uno de los estados más descentralizados.

A juicio del diario alemán, el separatismo ha sido una válvula de escape para la desafección ante el paro, la corrupción y la crisis y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha sido incapaz de rebajar la tensión con «gestos simbólicos» y «ha comenzado a perder la lucha por la opinión pública».

En su opinión, Pablo Llarena, el juez del Tribunal Supremo encargado del caso, no debe estar contento con que el Ejecutivo haya dejado «el trabajo sucio» en manos de la justicia. El diario señala que la justicia española tiene «baja capacidad de aprendizaje y su terquedad» al reactivar la orden de detención que había retirado cuando comprobó que Bélgica no iba a extraditar por rebelión a Puigdemont.

El diario germano también entra a describir a Junts per Catalunya, formación a la que compara con el partido conservador bávaro. «Una especie de CSU con un amplio pasado de corrupción», dice el artículo, que califica a Puigdemont como un «conservador nacionalista» que amenaza con convertirse en un largo caso para la justicia internacional.