Carme Forcadell, la antigua presidenta de la Mesa del Parlament, en una imagen de archivo
Carme Forcadell, la antigua presidenta de la Mesa del Parlament, en una imagen de archivo - EFE

La ANC ha desembolsado ya 910.000 euros en doce fianzas impuestas a los imputados por el «procés»

El pago más abultado para liberar a un líder independentista fueron los 150.000 euros depositados por Forcadell

MadridActualizado:

La hucha de las asociaciones soberanistas, al rescate. La «caja de solidaridad» de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural —las asociaciones que han agitado el proceso independentista en las calles, cuyos líderes Jordi Sànchez y Jordi Cuixart están en prisión— ha abonado ya 910.000 euros en doce fianzas de investigados por el Tribunal Supremo por el «procés».

El primer desembolso fue el más abultado, los 150.000 euros abonados el 10 de noviembre del año pasado para liberar a Carme Forcadell, precisamente la expresidenta de la ANC. Forcadell, investigada por dar luz verde a las leyes de la ruptura desde su presidencia del Parlament, pasó un solo día en prisión. El juez la encarceló tras interrogarla, pero le permitió salir si pagaba.

La ANC y Òmnium se lanzaron a recaudar dinero para pagar posibles fianzas contra los líderes secesionistas a principios del 2017 y se prepararon para ayudar a los investigados en primer lugar por la consulta soberanista ilegal del 9 de noviembre de 2014, como Artur Mas, a quien el Tribunal de Cuentas reclamó 5,2 millones.

Ambas organizaciones, consideradas el brazo civil del proceso independentista ilegal, han impulsado la recaudación de dinero por parte de los ciudadanos y afines a la causa secesionista, también a través de las redes sociales. Los militantes han respondido.

Además de Forcadell, tras la primera ronda de declaraciones en el Supremo por la causa por rebelión, la caja de las organizaciones también pagó los respectivos 25.000 euros solicitados a cuatro miembros de la Mesa del Parlament: los antiguos parlamentarios catalanes Lluís Corominas, Lluís Guinó, Anna Simó y Ramona Barrufet. Quedaron libres y tuvieron que pagar después. Al único que no ayudaron fue al exconsejero de Industria Santi Vila, quien dimitió antes de la declaración unilateral de indepedencia y mostró sus discrepancias con la vía ilegal. Los soberanistas le olvidaron.

Más adelante, la ANC y Òmnium también recaudaron el dinero necesario para pagar la fianza necesaria para excarcelar a los exconsejeros catalanes Jordi Turull, Raül Romeva, Carles Mundó, Josep Rull, Meritxell Borràs y Dolors Bassa. Un total de 600.000 euros (100.000 euros por cada uno de ellos). El magistrado fijó la fianza y les permitió quedar en libertad. Otra decisión tomó respecto a Joaquim Forn, Oriol Junqueras, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, en quienes sigue apreciendo riesgo de que reiteren en los delitos. Llarena vincula a los cuatro presos con los brotes violentos del «procés» y ve más difícil de reparar sus posibles daños.

En la última ronda de interrogatorios, la única fianza recayó sobre la líder de ERC Marta Rovira, a quien el juez solicitó una cantidad de 60.000 euros. La caja de la ANC y Òmnium volvió a aparecer.