Arndt Meyer, condenado por intentar matar a la actriz Sara Casasnovas durante un traslado
Arndt Meyer, condenado por intentar matar a la actriz Sara Casasnovas durante un traslado - ABC

Cuatro actrices americanas, entre las 29 intérpretes con las que se obsesionó el psicópata de la ballesta

Dos jueces han dado carpetazo a la investigación de las fotos halladas en su celda, pese a que la acusación sostiene que hay más implicados

MadridActualizado:

Arndt Meyer, obsesionado con actrices guapas y famosas, no cejó en su empeño tras intentar matar el 7 de junio de 2009 a la intérprete Sara Casasnovas con una ballesta a la salida del teatro en Madrid. Fue condenado a ocho años de cárcel, pero continuó alimentando su enfermiza colección de fotografías y mensajes alarmantes hasta que se le enconto en el registro de su celda en la prisión de Estremera un catálogo completo de actrices: 29 en total, incluida la propia Casasnovas. El resto son todas actrices españolas aunque también hay cuatro estadounidenses o al menos que trabajan allí de forma habitual.

El procedimiento judicial abierto en el Juzgado de Instrucción número 5 de Arganda del Rey (Madrid) fue sobreseído a principios de junio tras la expulsión de Meyer a Alemania, su país natal. Allí continúa cumpliendo condena y tiene prohibido entrar en España durante cinco años, así como acercarse a la víctima a menos de 500 metros. En el auto de archivo se afirma que se ha cometido un delito pero no se conoce el autor. «Nosotros pedimos que se identificara a las otras cuatro personas que pueden tener responsabilidad pero no se hizo nada», explica a ABC el abogado de Casasnovas, Carlos Castresana. Se refiere a Shultz R., un asistente de la iglesia alemana en Madrid que asiste a presos germanos y que fue la persona que le envió las fotografías a Meyer. Además «tenía comunicaciones con al menos otros tres presos que entraban y salían con permisos. Lo lógico hubiera sido tomarles declaración a los cuatro. Se nos dice que no se ha podido localizar a Shultz R. cuando en las diligencias figura su dirección».

Las quejas de Castresana son compartidas en buena medida por la Fiscalía que considera que hay diligencias pendientes, al contrario de lo que se afirma en el auto de sobreseimiento. Para Castresana es «incomprensible» que no se haya llamado a las actrices al Juzgado ni se les hayan ofrecido acciones como perjudicadas o una orden de alejamiento. Las fotos halladas en la celda del preso estaban acompañadas de mensajes inquietantes como «así deberá ser la cara de la mujer de mi vida» o «no me gustan sus facciones para mis hijos», según publicó «El País», y confirma el letrado.

«Eran comentarios sexuales, quería acosarlas, asustarlas y no podemos olvidar que los propios funcionarios de la prisión calificaron su estado como "obsesión enfermiza" y alertaron de su "extrema peligrosidad". Tampoco lo fundamental: no mató a Sara porque falló», insiste Castresana. Pese a ello, ninguna de las mujeres identificadas ha sido alertada de que sus imágenes estaban en poder del psicópata. El juzgado ofició a la Policía para que identificara a las mujeres y nada más. El auto fue recurrido. Y no es el único.

El pasado noviembre el juzgado de Instrucción número 37 de Madrid también sobreseyó la parte de investigación que le había correspondido. Sara Casasnovas denunció un perfil de Facebook con decenas de fotografías suyas, amordazada y vendada. Facebook y Yahoo se negaron a facilitar la identidad de las personas que escondía ese perfil y la cuenta de correo electrónico con mensajes similares. La juez archivó con el mismo argumento: falta de autor conocido. Castresana ha recurrido a la Fiscalía de California (Estados Unidos) donde tienen la sede ambas empresas para que les requiera los datos. Además le ha informado de que hay cuatro actrices de ese país, potenciales víctimas del psicópata de la ballesta. La Fiscalía y la acusación confían en que se revoque el archivo y siga la investigación.