MAYA BALANYA

El coste de repetir elecciones

Volver a convocar a los españoles a las urnas para elegir presidente supondría unos gastos de 160 millones de euros

Las administraciones públicas se gastaron en 2015 alrededor de 317 millones de euros en las citas electorales

MadridActualizado:

El presidente en funciones del Gobierno, Mariano Rajoy, solo ve tres opciones para salir del enredo que han dejado los comicios del 20-D: un pacto estable entre PP, PSOE y Ciudadanos, una alianza de los partidos de izquierda y los nacionalistas o volver a convocar elecciones

De momento, la única fecha confirmada es el 13 de enero, cuando se constituirá el nuevo Parlamento. A partir de entonces, el Rey comenzará la ronda de contactos con los grupos parlamentarios.

El PP espera que la primera votación de investidura se produzca a finales de enero, donde Mariano Rajoy no conseguirá el apoyo necesario de las Cámaras. A partir de entonces comienza una cuenta atrás de dos meses en los que los partidos deben llegar a un acuerdo de investidura si quieren evitar la repetición de los comicios.

¿Primera repetición electoral?

Hasta ahora, nunca se han repetido unas elecciones generales. En el caso de que ocurriera, la nueva cita con las urnas sería a finales del mes de mayo o primeros de junio. Pero, ¿cuánto cuesta un proceso electoral? Según el Ministerio del Interior, más de 160 millones de euros.

Las elecciones del 20 de diciembre costaron a las arcas públicas 130.244.505 euros, según recoge Servimedia. A esta cantidad hay que sumar las cantidades que los partidos gastaron los partidos durante la campaña y otros 25 millones que reciben las formaciones por sus resultados.

La mayor parte de la partida de 130 millones, más de 55 millones de euros, se la llevan las administraciones públicas, seguidas de Correos, con 48 millones; telecomunicaciones, 12,8, y la logística, 12,5. También hay reservados casi 1,7 para imprevistos.

Gasto por partido

El PSOE gastó en su campaña electoral unos nueve millones de euros; Ciudadanos, más de cuatro millones; IU, alrededor de 2,5 millones y Podemos, unos 2,2 millones. El PP no reveló cuánto les costó la campaña.

A estas cantidades hay que sumar los datos que quedan fijados en la propia convocatoria electoral del presidente del Gobierno, como el límite de gasto electoral de cada partido o la subvención para el envío directo de sobres y papeletas y propaganda electoral.

Además, tras unas elecciones los partidos reciben una serie de subvenciones en función de sus resultados electorales al Congreso: 21.167,64 euros por cada escaño y 0,81 euros por cada voto obtenido siempre que se obtenga escaño.

317 millones en 2015

En Catataluña, que ha evitado a última hora sus cuartas elecciones en cinco años, la Generalitat se gastó en los comicios del 27 de septiembre 17,1 millones de euros, incluyendo la campaña informativa.

La convocatoria del año 2010, la primera del proceso soberanista emprendido por Artur Mas, supuso un gasto de 10,8 millones, según datos de la Generalitat. El adelanto electoral de 2012 implicó un gasto adicional de 15,4 millones, una cantidad que creció hasta los 17,1 millones en septiembre de 2015.

En 2015, además de las generales y las catalanas, se celebraron las elecciones autonómicas y municipales por las que se votó en todas las comunidades salvo Galicia, País Vasco, Cataluña y Andalucía y se votó en los 8.122 municipios que hay en España. En presupuesto de las elecciones locales ascendió a 127.994 millones de euros.

La mayor asignación de este presupuesto, 54,61 millones de euros, se dirigió a la partida de las administraciones públicas, mientras que la partida del operador postal (Correos) se situó en 45,67 millones de euros.

2015 fue un año plagado de elecciones. Además de las locales y las catalanas, Andalucía eligió a Susana Díaz en enero. Este adelanto electoral costó 11,8 millones de euros, 3,2 millones menos que en 2012. Es decir, las administraciones públicas se gastaron en 2015 alrededor de 317 millones de euros.

En 2014 solo hubo una convocatoria electoral, las del Parlamento Europeo. Estas costaron 105 millones de euros. Para 2016, a la espera de saber si será necesario repetir elecciones catalanas y generales, habrá que contar con las citas seguras en Galicia y el País Vasco.