Pedro Sánchez y Miquel Iceta durante una rueda de prensa conjunta en la sede del PSC
Pedro Sánchez y Miquel Iceta durante una rueda de prensa conjunta en la sede del PSC - Ignacio Gil

El PSC es el competente para cerrar la política de pactos pero Ferraz recuerda que debe consensuarse

El consell nacional del PSC «el único ámbito de decisión en relación con la investidura de la Presidencia de la Generalitat», pero «los acuerdos de gobernabilidad» tendrán que ser consensuados con Ferraz

MadridActualizado:

El PSC y el PSOE ya rechazaron hace dos semanas la posibilidad de sellar de antemano un compromiso con Ciudadanos y PP para intentar formar un gobierno constitucionalista tras el 21-D. La respuesta de ambas formaciones ante esa negativa está siendo la de desplazar a los socialistas del eje constitucional y para proyectar que su anhelo es la conformación de un tripartito de izquierdas con ERC y los comunes.

Pero ayer Pedro Sánchez y Miquel Iceta quisieron marcar distancias con esa posibilidad. Primero el líder del PSC aseguraba no hará presidente «ni a Puigdemont ni a Junqueras» porque, ha dicho, «ya tenemos suficiente». No obstante, el PSC sigue sin descartar acuerdos con ERC si saca la independencia de su proyecto de gobierno. Pero ahora su estrategia pasa por aprovechar la decisión de Colau de romper el acuerdo en Barcelona para acusarla de ser «la mejor aliada de Junqueras».

Después de las palabras de Iceta, el secretario general del PSOE, en una entrevista en televisión, que no validará tras el 21 de diciembre «cualquier formulación que implique la gobernabilidad de personas o de partidos políticos que están fuera de la Constitución y del Estatuto». La portavoz en el Congreso de los Diputados, Margarita Robles, insistía en que no se pactará con quien lleve en su programa «una quiebra del orden constitucional».

El PSOE marca terreno. Pero en realidad su posición en este asunto, si bien es clave, no es imperativa. Es el consell nacional del PSC el único ámbito de decisión en lo que se refiere a la investidura del presidente de la Generalitat. Así lo reconocen en Ferraz, aunque matizan que «siempre se acuerda con el PSOE».

Tras la crisis por la abstención a Rajoy, y durante el mandato de la gestora, PSC y PSOE firmaron un acuerdo para el «fortalecimiento de relaciones» entre ambos partidos en el que ese extremo queda claro. Pero aquel acuerdo, suscrito en tiempos de convulsión interna, también incluyó un párrafo que asegura que «los acuerdos de gobernabilidad» tendrá que ser «analizada y consensuada por la comisión de coordinación política PSC-PSOE».

Es decir, Ferraz debe estudiar, conocer y compartir la posición de los socialistas catalanes, pero en última instancia solo el máximo órgano del PSC es «el único ámbito de decisión en relación con la investidura de la Presidencia de la Generalitat». En otro punto insiste en esta idea: «El Consell nacional del PSC es el órgano competente para establecer las líneas fundamentales de la política electoral y determinar la política de alianzas del PSC en Cataluña». En estos momento la relación y la coordinación de Sánchez e Iceta es total, pero si el 21D da lugar a una aritmética compleja, el PSC tiene capacidad para tomar la decisión final al margen de Ferraz.