Elecciones 2016Las coaliciones: un peligro para la supervivencia de los partidos políticos

En la historia de la democracia, han sido varias las formaciones que se han debilitado al concurrir con otras

MadridActualizado:

Las coaliciones de partidos políticos son una de las opciones por las que suelen apostar algunas formaciones en España a la hora de concurrir a las elecciones. Izquierda Unida y Podemos han llegado a un preacuerdo para presentar una candidatura juntos el próximo 26-J, pero no son los únicos que han intentado aliarse para obtener mejores resultados en las urnas.

Se considera como el antecedente de estas coaliciones a la conocida como Coalición Popular, que integraron Alianza Popular, el Partido Demócrata Popular y la Unión Liberal. Esta formación se presentó a las elecciones generales de 1986, y terminó con la conversión de Alianza Popular en el actual Partido Popular, y la desaparición de los otros miembros de esta unión.

Un caso actual es el de Unió Democràtica de Catalunya, cuyo futuro es incierto. Tras haber formado parte —desde 1978 y hasta el año pasado— de Convergència i Unió, el partido que estaba presidido por Josep Antoni Duran i Lleida no ha obtenido representación parlamentaria en las últimas elecciones. «Pese a ser más antiguo que Convergència, este último tuvo más peso político, y por eso ahora Unió está prácticamente desaparecido», asegura el politólogo Manuel Mostaza.

También en Coalición Canaria se vivió una situación de desaparición de partidos. Comenzó agrupando varias formaciones de las islas, sobre todo de tinte nacionalista, para acoger más tarde a otros más pequeños. Finalmente, se decidió adoptar la marca de Coalición Canaria como partido único, por lo que los partidos que integraban esta coalición se disolvieron.

Pero la unión con Izquierda Unida no sería la primera para Podemos. El partido liderado por Pablo Iglesias ya concurrió con Equo en las pasadas elecciones del 20-D. Este último continúa existiendo como partido propio, aunque ha preguntado a sus bases sobre la posibilidad de retomar el acuerdo con la formación morada para el 26-J, y estas lo han respaldado, por lo que, al menos durante los próximos cuatro años, el nombre de Equo podría continuar acaparado por el de Podemos. Además, con la posibilidad de que IU entre a formar parte de esta alianza, se pone en duda la supervivencia de todas las siglas que conformen esta posible coalición.

«En el año 2000, Joaquín Almunia se presentó en candidatura conjunta con Izquierda Unida y el resultado fue bastante malo para los dos. Hay que tener cuidado con las coaliciones, porque no siempre tienen un efecto multiplicador, y hay que tener en cuenta también cuál es el partido que la lidera», asegura Mostaza.