Un circo dona sus animales a una protectora

Vigo y Kumba no volverán a ver un látigo, ni un domador, ni una carpa de circo. Se olvidarán del...

Actualizado:

Vigo y Kumba no volverán a ver un látigo, ni un domador, ni una carpa de circo. Se olvidarán del remolque en el que han vivido los cuatros años de su vida. Su dueño ha dado un paso que los animalistas consideran histórico: donarlos a un centro de recuperación y comprometerse a no utilizar animales nunca más. Los dos leones, que son hermanos, eran legales y estaban bien cuidados, aunque al vivir en un camión tenían atrofiada la musculatura. También les habían quitado las uñas y estanban por debajo de su peso. Durante unas semanas estarán en unas jaulas para  acostumbrarse a su nueva vida. Después, pasarán a las praderas, donde ya hay otros 29 felinos procedentes del tráfico ilegal o de otros espectáculos. 400 municipios españoles ya prohíben los circos con animales. Algunos empresarios han decidido reinventarse y darle una salida digna a sus animales. -Redacción-